Amputan la aleta de una tortuga encontrada en Las Canteras por culpa de las redes de pesca

El Cabildo de Gran Canaria ha tenido que amputar una aleta a una tortuga para que no muera por la necrosis causada por redes de pesca

• La simple visión de la aleta causa dolor por su color blanquecino y porque se trata de un daño causado por el ser humano

• La falta de una aleta afecta a las hembras cuando van a desovar y a los machos cuando van a copular

 El Cabildo de Gran Canaria ha tenido que intervenir una tortuga para amputarle una aleta completa debido a la necrosis que le causó enredarse en sacos de rafia y redes de pesca, un daño cuya simple visión causa dolor, sobre todo porque es producto de los malos hábitos humanos.

La tortuga fue hallada hace una semana en la playa de Las Canteras, donde fue avistada por un operario municipal que alertó al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de la Institución insular, ya que también hay personas que se dedican a salvarlas.

Se trata de un ejemplar de tortuga juvenil caretta caretta de 6,5 kilos a la que las redes que la retenían le provocaron una necrosis entera de su aleta delantera izquierda, que obligó a una amputación desde la mitad del húmero para así evitar que sufriera una infección que pusiera en riesgo su supervivencia.

A la tortuga se le dejó la herida abierta y todos los días se le hará una cura y se le administrarán los antibióticos necesarios para evitar que se produzca una septicemia.

La pérdida de una aleta condiciona la procreación de las tortugas porque en el caso de las hembras, cuando llegan a su edad adulta e intentan desovar –poner los huevos en la arena-, tendrán problemas para excavar en la arena, y en los machos, tienen problemas para copular. Para conocer el sexo de las tortugas hay que realizarles estudios genéticos.
Tras la operación, el animal ha sido trasladado para su recuperación al Centro de Taliarte, donde permanecerá en piscinas de agua salada bajo vigilancia y tratamiento durante al menos un mes antes de su vuelta al mar.

Este ejemplar, como ocurre con todas las tortugas heridas que llegan al Centro del Cabildo, ha pasado a formar parte del proyecto europeo INDICIT sobre la basura marina con el fin de conocer y monitorizar el estado del medio marino a través de las tortugas, ya que por sus características y movimientos, ejercen de indicadores para medir la situación del mar.

El Cabildo insiste en la importancia de actuar correctamente al encontrar tortugas, ya que en ocasiones se comete el error de liberarlas con la intención de ayudar y pueden tener en su interior anzuelos o plásticos, por ello es importante llamar al 112 o al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre a través del 928 35 19 70.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate