“Hombre libre, siempre querrás al mar”. Charles Baudelaire

Descubriendo los “Lugares de Interés Geológico” de Las Canteras y El Confital: la Barra litoral cuaternaria y los depósitos sedimentarios del Istmo de Guanarteme

Los LIG (Lugares de Interés Geológico) se definen como zonas de interés científico, didáctico o turístico que, por su carácter único y/o representativo, son necesarias para el estudio e interpretación del origen y evolución de los grandes dominios geológicos españoles, incluyendo los procesos que los han modelado, los climas del pasado y su evolución paleobiológica.

Son, por tanto, los elementos inmuebles integrantes del patrimonio geológico, ya sean formaciones y estructuras geológicas, formas del terreno, minerales, rocas, meteoritos, fósiles, suelos y otras manifestaciones geológicas, que permiten conocer, estudiar e interpretar el origen y evolución de la Tierra, los procesos que la han modelado, los climas y paisajes del pasado y presente y el origen y evolución de la vida.

Baja Fernando

Dentro del Inventario Español de Lugares de Interés Geológico (IELIG) del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico se encuentran:

Barra litoral cuaternaria de Las Canteras y bajas submarinas de El Confital

La Barra de las Canteras se puede enmarcar en el contexto n.º 10: Procesos y depósitos litorales.

Este LIG estaría constituido por varios relieves sumergidos (las bajas) y algunos que se encuentran actualmente en la zona intermareal (la Barra). El conjunto responde a las mismas características.
Las bajas sumergidas de Bajo Fernando, Los Roquerillos y La Zabala se encuentran situados al NE de la Bahía de El Confital (Las Palmas de Gran Canaria) y son lugares habituales de buceo deportivo.
Estas bajas aparecen a profundidades comprendidas entre 9 y 25 m, y conforman plataformas discontinuas que buzan hacia el NO, alcanzando profundidades de unos 50 m. Las paredes SE de Bajo Fernando y Los Roquerillos están asociadas a un plano de falla normal de 2,3 km de longitud, de dirección N60E y con salto inferior a 7 m. Además, estas bajas contienen numerosas geoformas erosivas como, cavidades, socavones, cuevas, arcos y pasillos erosivos.

Las bajas están constituidas por rocas sedimentarias, con más areniscas que conglomerados. En las rocas de Bajo Fernando y Los Roquerillos predominan los litoclastos volcánicos de rocas félsicas sobre los bioclastos marinos, y están bien cementados. Sin embargo, en La Zabala abundan los bioclastos sobre los litoclastos, y las rocas muestran más porosidad.

Los cementos carbonatados que unen las partículas detríticas son carbonatos de Ca pobres en Mg con Sr que indican un origen marino. Las características petrográficas de La Zabala se parecen a las de la Barra de Las Canteras, que son rocas sedimentarias del último interglaciar (MIS 5e), sin embargo, el Bajo Fernando y Los Roquerillos son rocas sedimentarias diferentes y más antiguas.



Los Depósitos sedimentarios cuaternarios del istmo de Guanarteme

Los depósitos sedimentarios cuaternarios del istmo de Guanarteme constituye un LIG que se puede enmarcar en el contexto n.º 10, Procesos y depósitos litorales.

Los depósitos sedimentarios del istmo de Guanarteme engloban la Barra de la playa de las Canteras, las bajas sumergidas que se encuentran en la bahía, mar adentro y el sustrato del istmo. Todos estos depósitos de pueden considerar rocas cementadas y se les atribuye una edad Pleistoceno Superior-Holoceno.

Barra Grande

Estos materiales fueron descritos por Lyell (1855) y posteriormente fueron mencionados por numerosos autores (Rothpletz et al., 1890; Benítez, 1912; Zeuner, 1958; Lecointre et al, 1967, Klug, 1968; Meco, 1975; 1977; 1981; 1982; 1983; y Pomel et al., 1895, entre otros). Numerosos fósiles marinos procedentes de este depósito se conservan en museos de todo el mundo (Británico de Londres, Historia Natural de París, Academia de Ciencias Naturales de Filadelfia). Este sedimento se localiza en el ámbito urbano, principalmente entre el barranco de Guanarteme y La Isleta, aunque también se desarrolla paralelo a la costa oriental hasta el barrio de San Cristóbal. En términos generales se atribuye una edad Jandiense a todo este depósito.

En la actualidad, la mayoría de los afloramientos se encuentran destruidos o sepultados bajo edificios. Se puede observar en solares abandonados del istmo y ciudad baja, en el barrio de La Isleta, al pie de la Montaña de El Confital y en la Barra de la playa de Las Canteras.
El depósito situado en El Confital está constituido por algas calcáreas formadas por concreciones esféricas, conocidas por el término de confites. Estos materiales han sido explotados para fabricación de cal (Benitez, 1963).

La Barra de Las Canteras se encuentra a unas decenas de metros de la playa, mar a dentro. Es una rasa sedimentaria o baja de espesor métrico, que se encuentra en la zona intermareal y que se extiende paralela a la costa algo más de 1km. Este depósito está formado por una arenisca calcárea, muy cementada y rica en bioclastos, que presenta una fina estratificación. El material se apoya en unas coladas básicas de procedencia y edad no muy claras. Algunos sugieren, como punto de emisión, los volcanes de La Isleta (Araña y Carracedo, 1978). Otros abogan por relacionarlo con materiales del Grupo Roque Nublo. Estos segundos se basan en la composición de unos pequeños afloramientos rocosos que se encuentran en la playa de las Canteras y sobre los que se apoyan algunos retazos de calcarenitas similares a las que afloran en la barra.

En términos generales, los depósitos que tapizan el istmo responden a diferentes condiciones sedimentológicas y requieren algunas aclaraciones con respecto su altitud, contenido faunístico y su posición con respecto a las coladas de lava infrayacentes (Serie IV de Fuster et al., 1968). La discusión científica mantenida por los autores antes citados (Lyell, 1855; Rothpletz et al., 1890; Zeuner, 1958; Pomel et al., 1895; Fuster at al, 1968; y Meco, 1977) parece resuelta por Meco y colaboradores, al menos para este punto del litoral. Estos investigadores definieron dos niveles bioestratigráficos para los depósitos marinos del archipiélago: Jandiense y Erbanense. El término Jandiense agrupa los depósitos con Strombus bubonius (Meco et al, 1986; 1987) y el término Erbanense para los depósitos holocenos. De esta manera, el propio Meco rectifica la distinción basada en la biodistribución geográfica actual entre faunas con Strombus y faunas con Patella, que son algo posteriores. En resumen, los depósitos marinos del Jandiense contienen fauna cálida como el Strombus bubonius (Meco, 1986; Meco et al, 1986; 1987) y se encuentran a unos 8-9 msnm en el istmo, aunque alcanzan los 12-14msnm en La Isleta.

En cuanto a la posición de los sedimentos con respecto a las coladas de lava infrayacentes que proponía Pomel et al. (1985), se deben hacer algunas matizaciones, porque se han observado conglomerados marinos adosados a los socaves que se forman en las coladas, con posterioridad a su enfriamiento.

Fuente:  Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico

El istmo en los albores del inicio del siglo XX

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comentario

  1. Nieves:

    enero 20, 2024

    Muchas gracias por compartir esta información científica., mi playa de Las Canteras. com

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor