“Surfear es bailar con las olas”. Gerry López

Edificios singulares. ITALCABLE. (LIBRO BLANCO: Las Canteras y Bahía del Confital)

La primera construcción de este tipo que aparece en la Playa de las Canteras es Italcable, al introducirse en Las Palmas a fines del siglo XIX la tecnología europea que supuso la instalación del tranvía del vapor en 1885 por los hermanos Luis y Juan Bautista Antúnez.

En 1883 se inauguro el cable telegráfico submarino Cádiz-Canarias, que comunicaba el archipiélago con la Península y a unas islas con otras; el enlace alcanzaba desde Tenerife a la Playa de Las Canteras con la sede del edificio Italcable, y desde allí comunicaba con Lanzarote desde el litoral de Santa Catalina, por lo que existía otra central de la empresa en el parque Santa Catalina.

Los que conocieron la casa de Italcable en Las Canteras, a la altura de la actual calle Gravina, no han podido olvidarla. Se trataba de una enorme construcción con una enorme terraza y grandes también sus habitaciones, llenas de ventanas con contraventanas de madera y un suelo de baldosas antiguas que resultó sepultado cuando se produjo su demolición. En el piso de abajo se ubicaba la sala de máquinas, donde los teletipos trabajaban día y noche para comunicarse con todo el mundo, y en su trasera un gran terreno de arena donde los chiquillos jugaban a cualquier cosa que les viniera en gana. Las familias de algunos de los jefes de Italcable, fundamentalmente italianos, se habían establecido en la casa y de ella disfrutaban lo mismo que de las pistas de tenis que la empresa se había hecho construir en lo que llamaban la gota de leche, después reformatorio y finalmente Escuela de Artes Aplicadas donde disputaban sus partidos con los ingleses radicados en la Isla.

Los telegrafistas se permitían el lujo de tertuliar en las puertas de Italcable con este o aquel y, como en el Oeste que se nos presenta en los largometrajes, corrían hacia las máquinas cuando éstas hacían el más mínimo ruido por si alguien precisaba conectarse de manera urgente con algún vecino de la zona. Italcable desapareció con el avance de la tecnología y cómo no, con el del Paseo de Las Canteras, dejando un recuerdo agridulce entre aquellos que la conocieron que, sin embargo, no han podido olvidar de qué manera el enorme edificio miraba al mar como si adivinara las noticias que le iban a arrojar las máquinas que albergaba en su seno. En su lugar de ubicación se levanta ahora un edificio de apartamentos que lleva su mismo nombre.

Marion Cavanis, hija de uno de los ingenieros, fundador y director de Italcable . mantiene en sus recuerdos su estancia en aquellas instalaciones, donde rememora el olor particular a salitre y la frescura marina que se respiraba en su ambiente.

“ La casa como decía al principio tenia magia, era alegre, el sol entraba por todas partes. Dando al mar, había una terraza muy grande que hizo las delicias de mi niñez. Los cuartos eran amplios con grandes ventanas, los suelos de baldosas antiguas que tanto me siguen gustando. En el piso de abajo la sala de máquinas, donde los teletipos trabajaban día y noche para comunicarse con todo el mundo. Detrás de la casa había un gran terreno de arena, donde jugaba con mis amigas y me divertía a no más poder…. Hoy ya no existe. Hace unos años la derrumbaron y en su lugar para no desentonar con el entorno, construyeron una horrible mole de cemento, sin pensar en nuestra playa, donde tanta falta hace un poco de verde. Que bien si la hubieran destinado a ser un centro cultural, Biblioteca, Conservatorio, Museo del Mar…..rodearlo de árboles, palmeras, hibiscos dando así un poco de vida a esa tristísimo avenida de Las Canteras”

LIBRO BLANCO: Las Canteras y Bahía del Confital.

Cabildo Insular de Gran Canaria

Ildefonso Bello Cárdenes

Francisco Bello Naranjo

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor