“En el mar no hay pasado, presente o futuro, sólo paz”. Jacques Cousteau

Lunes: continuará la calima

En 1951 se trajeron 100 camiones de arena desde ‘Los Arenales’ a Las Canteras para intentar tapar las rocas del Muro Marrero y Los Lisos

Corría el año 1951 y la ciudad estaba experimentando un fuerte crecimiento.

Las grandes dunas de arena de las Palmas de Gran Canaria se encaminaban hacia su extinción engullidas por una ciudad que no dejaba de crecer.

Al mismo tiempo que la ciudad crecía, la playa de Las Canteras comenzaba a volverse popular entre los habitantes de la capital, cada vez más frecuentada cada año. Los baños de mar se estaban convirtiendo en una novedad.

Aquella playa del año 1951, con sus rocas y peñascos, causaba “incomodidades” a los nuevos playeros, que en verano visitaban Las Canteras.

“…y llegó la reacción municipal ante las molestias causadas por las peñas. “¿Por qué no echamos arena de Los Arenales en el Muro Marrero y en la zona de Los Lisos y así tapamos esas rocas tan ‘molestas’?” se preguntó el alcalde de la época, Francisco Hernández González.

Se volcaron más de 100 camiones de áridos traídos de Los Arenales y de la zona de la Iglesia del Pino en el Muro Marrero y en Los Lisos. Sin embargo, la arena colocada en los lugares deseados no duró mucho, ya que con el primer reboso de cierta intensidad, la arrastró a donde hoy en día los temporales la siguen arrastrando, y las zonas afectadas volvieron a quedar como antes: llenas de rocas naturales.

Aquella arena devuelta a sus orígenes playeros no regresó como se había ido arrastrada por los alisios.

Los chiquillos de aquella época se lo pasaron en grande picándose con las púas de las tuneras que venían revueltas con la arena. Sin contar con las larvas de otros bichillos que ya habitaban en las dunas de Los Arenales.

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor