“En el mar no hay pasado, presente o futuro, sólo paz”. Jacques Cousteau

Mediodía de playa: calor, algunas nubes altas. Calimoso

Cuando hablamos de la Playa de Las Canteras por Juan Boza Chirino

Cuando hablas de la Playa de Las Canteras, elevas el espíritu a cotas muy altas.

Esta playa amada por nativos, y recordada con agrado por todos aquellos que la han visitado, ha sido cuna de grandes acontecimientos: Naturales, humanos y económicos.

Nuestros antecesores nos transmitieron esas anécdotas, historias, sucesos, cuentos y sensaciones que en su momento tuvieron una importancia marcada para la Playa de Las Canteras.

Si todo ello se recopilara, cuantas cosas y más, se podrían relatar para regocijo de nuestras descendencias

Yo, con toda humildad pido permiso para transmitir un poco de mis recuerdos como hijo de esta hermosa playa de Las Canteras. Nací a cinco metros de su orilla. Mi primeros llantos se confundieron con el romper de las olas contras las rocas conocida como “Los Lisos”. Para mí especialmente, cuando oigo el ir y venir del oleaje, me dejo adormecer y me transporta a vivir recuerdos playeros. No deja de haber en ello algo de encanto.

Las Islas Canarias, tienen un origen misterioso o tal vez confuso. Tanto que se ha escrito: La Atlántida de Platon, de las Afortunadas, Las Hespérides, Paraíso de los Dioses. Hasta San Isidoro sitúo el Paraíso en este archipiélago

Guardan su misterio. La duda aparece cuando una extraña isla que tal vez tuvo la oportunidad de reunirse con el resto de las catorce, entre islas mayores y menores. Quizás desafío a los Dioses a mantenerse en el anonimato y quedó en las penumbras. De vez en cuando hace un esfuerzo para incorporarse, pero la negativa de los Dioses de entonces, se mantiene, y su aparición es fugaz, la llamamos la isla de “San Borondon”

Así, viviendo en esa duda, puede que sea, ciencia ficción, pero te acrecienta el pensar que alguna vez fueron elegidas por un ser sobrenatural .

No obstante, no cabe duda, que el atractivo por querer conocer más de todo ello, aumenta solo con ir contemplando con atención la diferente orografía de las islas.

Después de un paseo por eso derroteros poéticos, recuerdo tiempos más recientes sin dejar de soñar.

Mis pasos me llevan a la misma orilla de la Playa de Las Canteras, es primera hora de la mañana, amanece el día apacible, una temperatura de 20º centígrados, marea baja y un ligero murmullo casi monótonos, cuando unas pequeñinas olas rompen en la orilla, parecen que se pelean por ser una antes que otra en hacerse oír. Me adentro un poco lentamente, hasta que el agua me cubre las rodillas. Mientras avanzaba salió delante de mis pies, y de debajo de la arena, para volverse a cubrir de la misma unos pasos más adelante, un lenguadito, conocido por “tapa culos” en la jerga playera.

Contemplo el Atlántico y me viene el recuerdo de esa poesía de Tomas Morales:

¡Atlántico infinito, tú que mi canto ordenas!

Con ímpetu ferviente, henchido los pulmones

de tu brisa salada y a plenitud de boca,

Un luchador te grita ¡padre! desde una roca

de estas maravillosas Islas Afortunadas

Volviendo a la realidad y con el nivel del agua por encima de las rodillas, hago un giro de 180º. Levanto la vista y hago un recorrido de izquierda a derecha. Consigo en una fracción corta de tiempo trasladarme desde La Puntilla hasta el Rincón, donde esta situado el Auditorio. Recorro esa distancia de varios kilómetros y veo una sucesión interrumpida de hoteles, discotecas, bares, restaurantes y gente que va de una punta hacia la otra, cumpliendo con un plan de gimnasia o simplemente a sus quehaceres diarios.

También puedo observar como los responsables de la limpieza, rastrillo en mano, peinan la fina y dorada arena, separando cualquier objeto extraño no aceptable para la salud pública.

Todo esto es muy real y prefiero volverme hacia el horizonte y contemplar otro paisaje más embriagador.

Ahí esta la famosa “BARRA”.

Juan Patricio Boza Chirino.

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor