“En el mar no hay pasado, presente o futuro, sólo paz”. Jacques Cousteau

Día de playa: calor. Calimoso

La Guardia Civil reduce en un 20% la pesca furtiva en la provincia de Las Palmas

• El incremento de las vigilancias y control de las costas provoca que haya menos pesca furtiva

• El objetivo principal es que el producto llegue al consumidor final habiendo superado los controles de trazabilidad y sea apto para su consumo y la protección de los recursos pesqueros

La Comandancia de la Guardia Civil de Las Palmas a lo largo del año 2023 disminuye las infracciones administrativas por pesca furtiva en la Provincia de Las Palmas, debido al aumento de las vigilancias y control de las costas por unidades terrestres, marítimas y aéreas.

La pesca en Canarias está vinculada a una actividad socio-económica que ha evolucionado desde la entrada en vigor de la Ley de Pesca de Canarias (17/2003, de 10 de abril) y su Reglamento. A partir de ese momento, la reglamentación se ordenó de manera más exhaustiva y consecuente con la normativa de aplicación en el Estado y la UE.

La Guardia Civil trabaja de forma coordinada con otras administraciones para el control preventivo de la pesca ilegal y en materia de seguridad alimentaria enmarcadas en el cumplimiento de la legislación en materia de pesca Regional, Estatal y de la Unión Europea para el mantenimiento y conservación de los recursos marinos y la protección de los consumidores.

Hoy día, sigue existiendo pesca ilegal y la Guardia Civil en Canarias, participa en el control de la Pesca en el furtivismo principalmente de forma activa a través de todas sus Unidades, principalmente con las especialidades de Servicio Fiscal, Servicio Marítimo y SEPRONA, dichas actuaciones policiales establecidas en el marco del ejercicio de sus competencias.

Problema de la pesca furtiva

La Guardia Civil detecta en la Provincia dos grandes problemas relacionados con la pesca furtiva, una de ella, son todas aquellas acciones que suponen un riesgo para la conservación de especies tanto las de interés pesquero, como aquellas especies protegidas como el Angelote y Guelde, requiriendo planes y estrategias de conservación y protección para así tener una pesca sostenible y por ello, las capturas deben respetar los cupos establecidos y las tallas/pesos mínimos según especie, asegurando con cierta solvencia la continuidad de los recursos pesqueros y su explotación controlada.

Y por otro lado, la falta de control que ponga en riesgo la salud de los consumidores, por la falta de trazabilidad con sus riesgos de intoxicación por capturas en lugares prohibidos y falta de medidas sanitarias en la cadena de conservación.

Además, la pesca furtiva de especies concretas que pueden estar intoxicadas por ser capturadas en zonas con riesgo de contaminación y que entran en la circulación de pescaderías, restaurantes, bares y otros, ponen en grave riesgo al consumidor final, especialmente por consumo de moluscos y mariscos con biotoxinas, producidas por las algas, teniendo consecuencias graves como diarreica , amnésica, neurotóxica estas tres por moluscos y la ciguatérica (pescado).

El objetivo de la Guardia Civil es evitar la pesca de exceso de cupos, captura sin tallas mínimas, la pesca en lugares prohibidos y evitar que el producto llegue al consumidor sin haber pasado el control de trazabilidad, sin cumplir con la cadena de frío, la venta ambulante, la conservación y manejo carentes de medidas higiénicas, consiguiendo con ello la protección de los recursos pesqueros, la conservación de especies y la prevención de la salud de los consumidores (en casos graves de intoxicación pueden suponer la muerte).

Nota de prensa y foto de la Guardia Civil.

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor