Recuerdos de la Playa Chica en la nueva novela de Emilio González Déniz

Por Teresa Iturriaga Osa

Mientras disfrutamos de la amistad y la literatura en la terraza de la Casa Roja del Paseo de las Canteras, el escritor Emilio González Déniz me habla de su nueva novela, un recorrido introspectivo coral de la mano de los personajes que le habitan. Y por los lugares de su geografía sentimental, destaca la presencia de los mercados, calles y parques de la ciudad antigua, el puerto, la playa… pero, sobre todo, el pulso de su escritura narrativa hoy se detiene en el fondo de una discoteca que hace muchos años solía frecuentar en la Playa Chica. Era la época en que la juventud se reunía en torno al baile y la música para disfrutar de una libertad incipiente hasta entonces prohibida en España. Fueron años de vino y rosas que no conviene olvidar. González Déniz registra esa vida explosiva en un ayer novelado con criterio, perspectiva, tiempo y distancia necesaria; todo ello unido a la técnica y a la prosa a las que nos tiene acostumbrados. Un estilo magistral que hipnotiza y ustedes se preguntarán entonces: ¿estoy soñando? No. Yo tampoco quiero despertar. Lean “El reloj de Clío” (Ed. La Palma) y lo comprobarán.

Fragmento de la novela “El reloj de Clío” de Emilio González Déniz (Ediciones La Palma, 2020):

“El estruendo de una batería inoportuna cortó el baile, la conversación y, ¡oh, todos los demonios! el abrazo. La música los obligó a separarse, primero las mejillas, luego los cuerpos, después las manos. Cada cual saltaba entonces a su modo (ella siempre ridiculizaría la estúpida manera de bailar del muchacho). 

-Sentémonos, Nureyev -rió Nanda cuando se hubo cansado de moverse al ritmo del sonido Filadelfia, entonces en boga. 

Y se sentó. Teseo no pudo acomodarse a su lado, tal era el agobio de la rinconera ocupada por el grupo de amigas. De pie, frente a ella, se esmeraba en mantener el hilo de la comunicación, aunque solo fuera con gestos, sonrisas y miradas. En cuanto observaba que alguno de los muchachuelos dados a la caza amagaba con acercarse para sacarla a bailar, Teseo se agachaba para decirle alguna estupidez al oído, que seguramente ella no entendía por el ruido ya que respondía todas las veces con la misma expresión de <<ya lo sabía>>. De esta manera tan poco original, Teseo logró que los navegantes avistados en son de piratería se dieran cuenta de que Nanda estaba con él y eso entonces era motivo suficiente para que los corsarios salieran espantados de las costas del rincón de la discoteca. 

A las nueve en punto cesó la penumbra. El pinchadiscos accionó la palanca que daba luz total a la sala. Los tonos oscuros del rojo de la decoración se suavizaron, la camisa malva de Nanda se aclaró hasta ser casi rosa. No obstante la luz, Nanda seguía siendo la misma; siempre Nanda ha sido Nanda: la república. La sesión de tarde de la discoteca de la Playa Chica terminaba con un vals, que ya nadie bailaba. La noche, para los adultos, ellos todavía eran demasiado jóvenes para llegar a casa después de las diez, aunque esa norma solo se aplicaba a las chicas.” 

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate