Fallece Arturo Maccanti, un poeta criado en los charcos de la playa de Las Canteras

La información de Las Canteras al minuto en X (antes Twitter): @LasCanteras 

“Éramos todos el mismo niño en la luz de aquel barrio, la misma infancia despuntando en los mismos rostros pero en edades distintas. La infancia existe más que los niños, como la vejez más que los viejos. Lo que existe es la infancia, la juventud y la vejez, pasando a través de nosotros, como la aurora, el día y la noche a través del mundo, y a través del mar porque fuimos -y somos-. Hijos de sus orillas”

DEP

Reseña de La Provincia

El poeta Arturo Maccanti, nacido en Gran Canaria en 1934, ha fallecido este jueves en La Laguna, Tenerife, a los 80 años de edad. Ganador del Premio de Literatura en Canarias 2003 y miembro de la Academia Canaria de la Lengua, era considerado uno de los escritores más importantes del Archippiélago.

Arturo Maccanti Rodrigues nació en Las Palmas de Gran Canaria en 1934, hijo de padre italiano y madre de familia portuguesa, llegados a la isla pocos años antes. En 1951 comenzó la carrera de Derecho en la Universidad de La Laguna. En 1955 renunció a la nacionalidad italiana y obtuvo la española. Ese mismo año publicó sus primeros poemas en la revista universitaria Nosotros. En los años siguientes aparecieron nuevas muestras de su escritura en la revista Gánigo (desde 1957), en los pliegos de San Borondón (1958), en el suplemento Gaceta semanal de las artes del diario La Tarde, de Santa Cruz de Tenerife (desde 1958), y en el suplemento Cartel de Diario de Las Palmas (desde 1963). En 1959 la colección «Poesía» de la revista universitaria Nosotros publicó su plaquette Poemas, que recogía seis sonetos. Una nueva entrega, también muy breve, titulada El corazón en el tiempo, vio la luz en 1963 en la colección «La fuente que mana y corre», de Las Palmas, colección en cuya edición colaboró Maccanti con Manuel González Sosa y Antonio García Ysábal.

Tras un curso en la Universidad de Salamanca, Maccanti terminó la carrera de Derecho en La Laguna. Se casó en Tenerife y fijó su residencia en esta isla. En 1964 participó en el Recital de Poesía Canaria realizado en el Colegio Mayor Universitario San Agustín, en La Laguna. En 1967 publicó su primer libro. En 1968 falleció en Madrid su hijo Hugo.

En los años de 1972 a 1974 residió en Madrid, donde colaboró con Taller de Ediciones JB, empresa dirigida por Manuel Padorno. Regresó luego a Tenerife. En 1977 publicó De una fiesta oscura, en la colección «Paloma atlántica» de Taller Ediciones JB. A esta plaquete siguieron Cantar en el ansia (1982), No es más que sombra (1995), Viajero insomne (2000), Óxidos (2003), El volcán y la isla (2003), El mar (Una elegía) (2003) y Helor (2005).

Ha sido notable su labor de traducción, especialmente de poetas italianos. En 1985 fue incluido en la antología Chile en el corazón, editada en Barcelona. En 1986 la obra poética publicada por Maccanti hasta entonces fue objeto de un detenido estudio de Miguel Martinón en su libro La poesía canaria del mediosiglo.

En 2005 el conjunto de su obra quedó reunido en el volumen Vivir sobre la vida, en edición preparada por Alejandro Krawietz. Este volumen incluye sendos trabajos críticos sobre la poesía de Maccanti debidos al propio Alejandro Krawietz y a Jorge Rodríguez Padrón, Alejandro Rodríguez-Refojo y Francisco León. En 2005 apareció un nuevo libro de poemas: Helor. En 2010 se ha reeditado el volumen recopilatorio Vivir sobre la vida, ahora solo con prólogo de Jorge Rodríguez Padrón.

Texto de Mariano de Santa Ana de un reportaje sobre Las Canteras y sus poetas publicado en La Provincia en julio del 2001

“La comunicación no es la raíz última de la poesía de Padorno como tampoco lo es de la de Arturo Maccanti aunque lo cierto es que éste último le debe a ella su vínculo con Las Canteras pues no en balde su padre, técnico de una compañía telegráfica italiana, se instaló junto a playa para extender un cable submarino entre Génova y Buenos Aires. En la memoria de uno y otro, de Manuel Padorno y de Arturo Maccanti, están grabados con nitidez viejos camaradas de la infancia como los artistas Martín Chirino o Manuel Millares o el escritor José Luis Gallardo, autor de una serie de semblanzas sobre la playa que se publican periódicamente en estas páginas.

Con seguridad a ninguno los poetas mencionados aquí hasta ahora se les escapó nunca la rotunda presencia de la Peña de la Vieja, uno de los más rotundos arrecifes de la playa, si bien a cada uno sugirió sensaciones distintas. A José María Millares, miembro destacado también de este elenco marino, le confronta con las oscuras imágenes de una familia represaliada, la suya, que se instaló ante ella para esconder la miseria que le trajo aquella guerra que truncó la felicidad acrisolada años antes en otra “casa que iba al agua”.

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor