“Hombre libre, siempre querrás al mar”. Charles Baudelaire

La playa de Las Canteras: un océano en miniatura

“AISLADA ENTRE MARES BRAVOS DEL NORTE Y DE CONSTANTES ALISIOS QUE PEINAN GRAN CANARIA, HAY UNA PLAYA QUE ES UN OASIS DE ARENA RUBIA PROTEGIDA POR UNA BARRA NATURAL QUE PERMITE QUE SE DESARROLLEN ECOSISTEMAS ÚNICOS, RICOS EN ESPECIES Y PAISAJES AÉREOS Y SUBMARINOS QUE HACEN DE LAS CANTERAS UNA DE LAS MEJORES PLAYAS DEL MUNDO”.



Fotos y textos: Rafael Rodríguez Santana

Reportaje extraído de la Revista Binter Noticias

"img_39794.2091087963_04

En la cornisa norte de Gran Canaria, al oeste de la Península de La Isleta, en el istmo que la une con la isla principal, se localiza la Playa de Las Canteras, un tramo de costa de 3.000 metros de largo, con una anchura media de 56 metros y que tiene, a una distancia de 250 metros de la orilla y corriendo paralela a ella, una Barra natural fraccionada de casi dos kilómetros que es la que aporta a la playa su carácter excepcional.

La playa de Las Canteras, incluida dentro de la Bahía del Confital y su entorno, constituyen una de las áreas marinas de mayor importancia ecológica, geológica y social de todo el archipiélago canario. En ella se dan cita la naturaleza, la historia la cultura y los deportes ligados al mar y a las olas.

La riqueza de recursos biológicos de esta costa y su fácil accesibilidad ha hecho que la relación entre los habitantes de Las Palmas de Gran Canaria y la playa de Las Canteras haya sido y sea muy intensa a pesar de que hasta la mitad del siglo XIX esta zona era un desierto de arena. Así lo atestiguan las referencias arqueológicas donde se citan numerosos concheros (acumulaciones de restos de moluscos tales como lapas, burgados, etc) y restos de artes de pesca encontrados en diferentes puntos de la Bahía del Confital, incluida La Playa de Las Canteras, como anzuelos hechos de cuerno de cabra, primitivas redes o esteras de materiales vegetales para coger sardinas y otros peces de cardúmenes o nasas de juncos. Una intensa relación con la playa que se ha mantenido hasta hoy en día.

La Barra de la playa de Las Canteras que delimita la dársena, las arenas, las peñas, las rasas intermareales, los cantiles rocosos o las zonas de cantos rodados, configuran un espacio marino que aglutina todos los ecosistemas y ambientes marinos característicos de las Islas Canarias.

Pero en muchas ocasiones esos valores naturales, que hacen única a la playa de Las Canteras, se vieron en peligro por las modas y los modos de pensar de las diferentes épocas, primero fueron las extracciones de las piedras de cantería -de ahí viene el nombre de Las Canteras- destinadas a abastecer algunas construcciones en el barrio noble de Vegueta y a la elaboración de filtros para las pilas de agua, piezas que se exportaban a los países de Latinoamérica dónde recalaron los canarios. Afortunadamente esta actividad industrial cesó a mitad del siglo XIX.

A mediados del siglo pasado, cuando empezó a desarrollarse el turismo, era tan simple el concepto de playa que las peñas de Las Canteras, ese soporte de riqueza biológica, suponían un

estorbo para el turismo y el Ayuntamiento de la época dictó ordenes para que se eliminaran. Afortunadamente la intervención de playeros como los de la familia Rodríguez Medina impidieron, utilizando múltiples tretas, que se culminara tal desaguisado. Porque en esas peñas, las rocas de arenisca que salpican una parte importante de la playa, la vida es intensa. Las huellas fósiles de la actividad de muchos organismos, lo que se denominan biolitos, aparecen en las peñas desnudas y nos hablan de que la enorme riqueza de especies de Las Canteras tiene un origen muy antiguo. De hecho el sustrato de naturaleza rocosa, tanto de areniscas como de basaltos, supone casi tres cuartas partes del fondo marino y de la costa de la Bahía del Confital y de Las Canteras.

La zona intermareal rica en peñas, así como toda la Barra, ofrecen ambientes, muchas veces diminutos, donde se concentran más de 180 especies de invertebrados marinos, entre los que

cabe destacar los crustáceos como la jaca, las cangrejillas, los cangrejos de roca o los camarones y representantes de otros grupos zoológicos como las lapas, los burgados, erizos, chocos, pulpos, vacas marinas,estrellas,esponjas, fideos de mar, mejillones, clacas y una infinidad de organismos variopintos y pescados como la barriguda, los cabosos o los chupasangre.

Dentro de la ensenada, entre la Barra y la orilla, en la zona tradicional de bañistas y playeros la riqueza biológica es enorme. Ahí se combinan ambientes pedregosos con fondos de arena que confieren a esta zona una especial significación como criaderos de especies, resguardo de alevines y reservorio biológico de la zona. Desafortunadamente, la interrupción de la dinámica natural del tránsito de arena que antaño se acumulaban en los campos dunares de la zona de Guanarteme, está forzando que desaparezcan los hábitats rocosos y con ellos mucha riqueza natural que caracteriza la zona. Solamente la intervención decidida de las Administraciones Públicas podría poner freno a esta situación.

 

"img_39794.1868402778_02

 

 

La Playa de Las Canteras es un espacio vivo en continuo movimiento. Cambia con las estaciones y cambia de la noche al día. Los fondos de Las Canteras, su fisionomía y su biología sufren constantes modificaciones temporales, cuando la noche cae sobre la playa y la dársena comienzan la actividad multitud de especies esquivas de la luz del sol: morenas, alfonsitos, catalufas, bogavantes, estrellas, chitones, estrellas rojas o muchos cangrejos coloridos que harían las delicias de la mayoría de los pintores.

Las cifras hablan por sí solas, en total más de 250 especies comunes de animales y más de 250 especies de flora marina, incluida la seba, la única planta con flor -que no es un alga- y que vive en las zonas arenosas de las Canteras formando praderas.

El reconocimiento de todos esos valores naturales y de su riqueza ha sido confirmado por la normativa europea al declarar ciertas zonas de la Bahía del Confital como Lugares de Interés Comunitarios (LICs), figuras de protección de rango europeo, por albergar especies de la flora y de la fauna tales como delfines y otros muchos cetáceos, tortugas o, sebadales a la que se incorporan una cohorte de organismos como los chuchos, las mantelinas o las tembladeras que a la altura del mes de septiembre llegan a la orilla de la playa para desovar.

De pocos sitios en el mundo se puede decir que un paseo por la playa es disfrutar intensamente del mar y de sus paisajes. Nadar en Las Canteras, desde la arena hasta la Barra, disfrutar de sus fondos y sus paisajes es como sumergirse en una pecera. Con la única diferencia que La Playa de las Canteras es un regalo que la naturaleza nos ha puesto a disposición para que la vivamos, aprendamos de ella y compartamos tan singular lugar con las más de 500 especies que tienen, como muchos de los que somos playeros, el principio y el fin de su existencia.




"img_39794.1878703704_03

 

Reportaje extraído de la Revista Binter Noticias.

 

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor