Personajes de la historia de Las Canteras: el cabo Medina

(Fotos: con su conocida Vespa y oteando la playa)

Fue el jefe de la playa durante muchos años.

Cuando hablamos con su hijo Domingo de lo que fue su padre para la playa se le vienen a la memoria multitud de anécdotas de aquellos días. Eran los años de los primeros ombligos al aire, aquellos bikinis que inicialmente estaban prohibidos y que el cabo Medina con sus hombres se encargaban de «combatir»

El cabo Medina fue uno de los hombres más respetados y temidos por la juventud «futbolera playera» durante sus 25 años de servicio sobre el paseo de Las Canteras. Él ocupa un lugar de honor en la historia de la playa de Las Canteras.

Eran famosos sus tirones de orejas a los mirones que apoyados en las viejas barandillas observaban con ojos libidinosos los primeros destapes de las atrevidas extranjeras

José Medina era un enamorado de la playa y fue de los muchos que pusieron su granito de arena para darle a Las Canteras el impulso y el prestigio que se merecía.

Medina junto al sr Fred Olsen fueron los impulsores de traer y colocar sobre el viejo balneario del Reina el gran pino noruego que se instalaba por Navidad. Imagen, que fotografiada por los añorados reporteros fotográficos de entonces Urquijo y Hernández Gil, daba la vuelta al mundo descubriendo el maravilloso tiempo que disfrutaban nuestros turistas en pleno invierno.

El cabo Medina ha sido posiblemente el policía local más respetado y con más carisma que haya pasado por Las Canteras, eran muy comentadas sus «disputas amistosas» con el alcalde de entonces, José Ramírez Betancourt, sobre el tema de la recogida de la seba.

¿Quiere que me la lleve a mi casa? le dijo un día el agente José Medina a su alcalde cabreado por la incapacidad de los servicios de limpieza para recoger la elevada cantidad de seba que aparecía diariamente en la orilla de la playa. Peleó incansablemente hasta que por fin apareció el tractor limpiador y se solucionó el problema.

Eran los tiempos donde todo el mundo se conocía, los guardias: Antoñito, Valido, Celestino y Umpierrez mantenían la armonía de la playa y del paseo. Cuando había un pequeño hurto inmediatamente Medina sabía que personaje lo había cometido.

Muchos muchachos de aquella época recuerdan sus carreras o nadadas hacia la Peña la Vieja cuando veían aparecer la figura altiva del policía Medina por la esquina del hotel Gran Canaria y ellos jugadores ilegales de fútbol playero corrían a esconderse con balón incluido de la “autoridad”.

No todo fueron alegrías, en estos 25 años el cabo fue parte de muchos y desgraciados sucesos de aquella época. Su hijo Domingo recuerda cuando su padre llegó a casa muy abatido por que había tenido en sus propios brazos una niñita que se había ahogado en la orilla de la playa o cuando con la ayuda de los faros del coche de Otto Kraus pudieron rescatar a dos pescadores que habían naufragado en la playa de la Cicer.

Vivió y luchó por el progreso de la playa. Su nombre en una calle porteña, como le prometieron (promesa incumplida) a su viuda cuando José Medina nos dejó de manera repentina serviría para reconocer la importante y fundamental labor de este hombre durante sus 25 largos años de servicio a la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria.

www.miplayadelascanteras.com

Otros posts relacionados

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate