Aspectos ecológicos en el área costera de Las Canteras

La zona entre la Barra Principal y la Dársena de la Playa de Las Canteras presenta una alta riqueza piscícola en relación con las demás áreas, existiendo además un considerable número de especies de interés comercial (Viejas, Galanas, Salemas, Jureles, Herreras y Sargos), que son a la vez relativamente abundantes como de talla considerable. Esto se debe a que la Barra Principal sirve de refugio y fuente de alimentación a numerosos peces, en especial a la Vieja (Sparisoma (Euscarus) cretense). La Vieja se alimenta de las algas cespitosas que cubren la zona intermareal de la barra, eliminando gran parte de su cobertura hasta dejar una huella en forma de media luna en el lugar donde ha comido. Posteriormente, la Salema (Sarpa salpa) se encarga de limpiar el sustrato sólido eliminando los restos desechados por la Vieja. Las Viejas son animales de costumbres y siempre vienen a alimentarse a la barra. Los grandes ejemplares lo hacen durante las pleamares, adentrándose por los «caletones» situados en la zona intermareal de la Barra, mientras que los pequeños permanecen en los charcos. Puesto que la conservación del medio en el que habitan y se alimentan los organismos propicia las condiciones adecuadas para su óptimo desarrollo y crecimiento, es de suma trascendencia proteger la Barra de las agresiones que puedan provocar la desaparición o deterioro del tapiz vegetal. De no ser así, la Vieja se vería obligada a «abandonar este lugar en busca de otro que cubra sus necesidades.

Por otro lado, en la cara interna de la Barra Principal se encuentran grandes extensiones de sebadales que dan cobijo y alimento a alevines de casi todas las especies. Es posible ver entré otras especies, a los Chuchos (Dasyatis pastinaca). Tembladeras (Torpedo (Torpedo) marmorata) y al Caballito de Mar (Hippécampus ramulosus) que vive perfectamente camuflado entre las plantas. Sin embargo, esta gran pradera de fanerógamas marina ha sido cubierta parcialmente por arena, la cual se acumula en dirección hacia La Puntilla. Este cambio de tipo de sustrato ha inducido a los peces a buscar otro espacio para resguardarse y alimentarse. Este fenómeno de acumulación de arena también ha afectado a los fondos rocosos ubicados en la misma área, lo que ha provocado la disminución de peces en ella, dejando de ser una zona destinada a la pesca. Asimismo, la arena al cubrir la pradera de fanerógamas ha generado la muerte de una gran parte del sebadal, al mismo tiempo que esta gran acumulación de raíces y restos muertos ha servido como soporte para que la arena continúe hacinándose, llegando a generar una barra de arena paralela a la línea de costa, entre la Barra Intermedia y la zona de los Arrecifes (a la altura del Hotel Reina Isabel).

Las áreas de las Bajas, que están plagadas por la Eriza (Diadema antillarum), como consecuencia de una sobrepesca, presentan una completa dominancia de especies ictiológicas se ven ampliamente favorecidas por esta plaga, destacando las Fulas (Abudefduf luridus y Chromis limbatus), el Pejeverde (Thalassoma pavo), el Tamboril. (Canthigaster rostrata) y el Lagarto (Synodus synodus), mientras que existe una total ausencia de otras especies que encontraban en este entorno el hábitat perfecto para su supervivencia, cuando este sustrato se encontraba recubierto por un tapiz algal. Del mismo modo, destacar la casi total ausencia de especies bentónicas piscícolas de interés comercial, destacando en abundancia relativa algunos bancos de peces pelágicos costeros como las Bogas, Sardinas y Jureles, pero con total predominancia de tallas pequeñas.

Pero la Bahía del Confital al estar enclavada en las cercanías del Muelle de la Luz, Centros Pesqueros de la Puntilla y San Cristóbal, Muelle Deportivo, etc., la actividad pesquera profesional, tradicional, deportiva y furtiva, ha sido el detonante para que la pesca en esta área haya disminuido drásticamente en las últimas dos décadas. La mayor parte de las artes de pesca utilizadas son poco selectivas, estando dirigidas a una gran variedad de especies demersales con interés comercial, aunque se capturan un número aún mayor de especies no deseadas. juveniles y otras de alto valor ecológico (Busio, Estrellas de Mar y Tamboril Espinoso), por ser los principales predadores de los ejemplares adultos de la eriza Diadema antillarum. Como consecuencia a esta desmesurada presión pesquera, el incremento demográfico de las poblaciones de la Eriza Diadema antillarum se ha disparado a tasas elevadísimas en la Bahía del Confital, hasta el punto, que actualmente constituyen en el área rocosa de este entorno una auténtica plaga. La razón es que los peces tienen como principal dieta organismos zooplanctónicos, así como larvas de innumerables invertebrados, como la de los erizos (equinopluteus), así como los erizos juveniles de pequeño tamaño.

LIBRO BLANCO: Las Canteras y Bahía del Confital.

Cabildo Insular de Gran Canaria

Agustin Portillo Hahnefeld

Otros posts relacionados

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate