“Cuando dos caminos se separan… toma aquel que se dirija a la playa”. Hannah McKinnon

Algo nuboso, temperaturas agradables

El fin de una poética por Javier Durán

En un viaje en el tiempo, Las Canteras, que fue un mundo de extracción de piedras, de canteras y canteros, no era otra cosa que un paisaje marino, de golpes de olas y salitres( Allá había salinas, por la puntilla), y también algunos chiflados, como Amaranto Martínez de Escobar, que pusieron casa al lado de la arena para vivir el aire del Atlántico.

Años después, antes de que el metro cuadrado a píe de Avenida subiera por las nubes, muchos disfrutaron del fenómeno del istmo, ver como el mar cruzaba de un lado a otro cerca del mercado, algo que ya no volverá pese a metáforas tan modernas como el proyecto Woermann. Quedaba algo de lo los años vírgenes de Las Canteras, donde algunos almacenes semiderruídos de los ingleses. Sobre ellos se levantan áticos y apartamentos, y hasta la caseta de Casa Camilo es ahora una pieza de arquitectura posmoderna.

Es el fin de una poética

Javier Durán

(Suplemento Nº653 “Cultura” de La Provincia-DLP)

julio 2001

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor