“En el mar no hay pasado, presente o futuro, sólo paz”. Jacques Cousteau

Lunes: continuará la calima

¿Dragados o extracciones de arenas en la playa de Las Canteras? por la Sociedad Atlántica de Oceanógrafos

La Playa de las Canteras es el espacio de ocio más visitado y ocupado por los ciudadanos, con una gran diversidad de usos y actividades, relacionadas con el mar, los deportes y la cultura. Para ello la cantidad de superficie de playa seca es determinante para albergar, la capacidad de carga y usuarios que tiene, especialmente cada verano.

La dársena de la playa de Las Canteras y sus aguas son el acuario vivo, son el reflejo de la Playa Viva. Precisamente, consecuencia de esta calidad y protección, es el éxito que tiene el Open Foto Sub que se celebra cada año. Las potencialidades didácticas, educativas, experienciales, y de disfrute de la Playa y la dársena de las canteras, son muy grandes y están ligadas a la vida y recuerdos de varias generaciones de ciudadanos.

A lo largo de las ultimas cuatro décadas se han realizado numerosos estudios, informes técnico científicos, proyectos de actuaciones e instalaciones sobre la Playa de las Canteras y la Bahía del Confital, y algunos sobre la necesidad y oportunidad de extraer arenas en la parte emergida o seca de la Playa de Las Canteras, o de dragar las arenas de la propia ensenada de la playa, en lo que algunos especialistas llaman “lagoon”, esto es, los fondos comprendidos entre la Barra de las Canteras y la propia orilla de la playa.

En 1999, Copeiro, García Campos y Benítez, realizaron un Plan de alternativas de dragados de la playa de las Canteras; posteriormente, Copeiro y García Campos realizaron un proyecto básico de dragado de la playa de las Canteras.

En el marco de este trabajo los autores destacaron que, la acumulación de arenas en la playa y en la dársena de las Canteras, ha sido y es una constante desde que la urbanización de la ciudad, alcanzó el istmo. Partiendo de los datos y batimetrías disponibles hasta el año 1999, se determinó una tasa media de acumulación de arenas dentro de la Dársena, en torno a 10.200 m3/año, aunque en el proyecto de extracción se recoge que es preciso conocer: “Se ha dado al presente documento el alcance de Proyecto Básico debido a la carencia de cierta información que resulta necesaria para poder desarrollar un Proyecto de Construcción completamente definido. Esa información se refiere al contenido en piedras de las masas sedimentarias en unos y otros lugares de los fondos abrigados por la Barra. Sabemos que hay mantos de piedras distribuidos por los fondos, tanto en superficie como en el interior de la masa arenosa, y es necesario conocer las situaciones y los volúmenes de esos pedregales para elaborar con suficiente precisión el plan de dragado, el plan de transporte de los materiales de distintos tipos a sus respectivos destinos, y el presupuesto de todo ello. En cuanto al origen de los pedregales, se trata de fragmentos de la disgregación de la Barra, que se van acumulando al pié de la cara de esta que da al mar abierto y parte de los cuales son arrojados al interior de la dársena por el oleaje en los temporales.”

En los últimos años se han realizado dos operaciones de extracción de arenas: la primera se realizó en 2003, con 30.000 m3 y, la segunda en 2009, con un volumen de 56.000 m3. Las arenas extraídas se destinaron: en el primer caso a la Playa de las Alcaravaneras, y el segundo, a la Playa del Veril, en San Bartolomé de Tirajana.

Los niveles de protección ambiental en este momento son muy elevados, como Zona de Especial Conservación ES7010037. Dentro de la Red Natura 2000, auspiciada por Directivas Europeas, el hábitat marino que motiva la declaración denominada “1110- Bancos de arena cubiertos permanentemente por agua marina poco profunda” y a la especie de interés comunitario Tursiops truncatus (Delfín Mular). Este hábitat (código 1110) ocupa una superficie de 207,13 hectáreas, lo que supone un 32,7 % del total de la ZEC. Los datos cartográficos oficiales (BOE 14 de septiembre de 2011) que citaban una cobertura de sebadales de 19,04 hectáreas, ya estaban obsoletos desde mucho antes de su toma en consideración, de acuerdo con los mapas binómicos realizados en 1999, y el seguimiento y evolución de los sebadales a lo largo de estos últimos catorce años.

Los sebadales son el ecosistema marino que, se desarrolla y sustenta sobre el hábitat objeto de conservación del espacio como ZEC dentro de la Red Natura 2000, y siguen estando en el Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias. La desaparición casi completa de los sebadales, de las praderas de Cymodocea nodosa han puesto de relieve la necesidad de actuar.

La situación ecológica en que se encuentran los sebadales de la ensenada ya fue apuntada y avisada en 1999: su extinción como soporte con capacidad para sustentar una comunidad viva. Esto no excluye que aún se puedan encontrar plantones de la especie en diferentes lugares de la ensenada.

Las fuentes, marinas y terrígenas, y sumideros de los sedimentos que mantienen el sistema playero, en permanente estado de acumulación no parecen evolucionar en un cambio de la tendencia actual.

En los últimos 15 años se han realizado dos extracciones de arena, en la zona supralitoral, emergida, con un resultado dudoso. Estas operaciones se han realizado, sin la preceptiva evaluación ambiental, y mucho menos, sin el necesario seguimiento ambiental y ecológico, de los efectos previstos, y también, de los conseguidos. Hasta la fecha no se ha producido ningún efecto significativo en la recuperación de los sebádales, si es que, en algún momento se pensó como un efecto a conseguir o esperable.

En conclusión:

Continuar con la misma medida de gestión del litoral, realizando extracciones de arena, sin la necesaria y preceptiva Evaluación de Impacto Ambiental, que debe incluir un Plan de Vigilancia, solo puede dar unos resultados aparentes y parciales.

Es necesario proponer soluciones más atrevidas a la situación actual, pues en caso contrario, la playa seguirá en un estado ecológico bueno, sin llegar al óptimo, con la recuperación de las praderas de sebadales.

Es necesario desarrollar como alternativa (técnica, económica y ambientalmente viable) el dragado de la dársena, con su correspondiente evaluación ambiental que incluirá inevitablemente el Programa de Vigilancia Ambiental

Con todo ese conocimiento acumulado sobre la Playa de las Canteras y la Bahía del Confital, lo que corresponde es tomar decisiones dentro de un marco de Gestión Integrada del Litoral. Para ello, proponemos organizar un encuentro monográfico con todos los actores implicados (administraciones, gestores, científicos, expertos independientes, foros y ciudadanos), que abra el dialogo e impulse la toma de decisiones sobre estas cuestiones planteadas. Esta joya de la vida marina no admite más demoras.

En Las Palmas de Gran Canaria, a 27 de mayo de 2014

Vicente Benítez Cabrera

Sociedad Atlántica de Oceanógrafos.

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor