“Hombre libre, siempre querrás al mar”. Charles Baudelaire

(ESPAÑOL-ENGLISH) 55 años cumpliendo un pacto de honor. La “Carta de la Peña la Vieja”

(Fotos. Arriba: Vicente y Juan sobre la Peña. En medio: Abrazos al reencontrarse y el documento original. Abajo: El grupo en la orilla con su musa detrás.)

La tarde del 31 de diciembre del 2004, recibí con sorpresa una llamada de Vicente García, gran colaborador de esta Web, para recordarnos que, al día siguiente, primero de Enero, a las 12 horas del mediodía, algunos de los supervivientes de la ya legendaria “Carta de la Peña” (ver nuestra sección de “Historias”) iban a volver y a tratar de realizar su acto de honor anual firmado hace 55 años, consistente en subir a la Peña para así homenajear y recordar a los compañeros que ya no están entre ellos.

Por nada del mundo me quería perder tan importante acto de amistad eterna, sólo no cumplido por los firmantes por causa mayor o por fallecimiento.

Los septuagenarios Julio Reyes, Héctor López, Lorenzo Caballero, Manolo Fabre y los hermanos Juan y Vicente García fueron los encargados de materializar un año más esta promesa escrita y realizada por primera vez hace ya más de medio siglo entre, por entonces, jóvenes amigos.

Jóvenes playeros, como cuentan ellos, influenciados por las grandes películas de aventuras románticas de antaño, donde el honor, el culto a la amistad y al valor de la palabra era lo que realmente movía al mundo.

Conversar con ellos es sentir la amistad a grado sumo. El imparable paso del tiempo ya deja huella en sus cuerpos, antaño atléticos; sólo Vicente, el más joven de ellos, pudo subir completamente a su espléndida musa, la Peña de la Vieja; su hermano Juan pudo arrimarse a una de sus rocas inferiores; no importó, fue suficiente. Tanto Juan como Vicente volvieron a vibrar y sentir. “Sintieron las voces de todos sus amigos ausentes. Wiso, Paco Reyes, Tony Gallardo, Manolo Millares, el Patty, etc.”, todo bajo la “presencia” de sus otros compañeros presentes en la orilla que, por varias razones, no pudieron acompañarles en la travesía y en la posterior subida a la Peña.

Al regresar sobre la arena de esta soleada y maravillosa mañana de otoño, entre vítores, abrazos y sonrisas, todos tenían esa sensación única y compartida de haber cumplido un año más con el pacto de inmortalizar sus miles de recuerdos, de haberle ganado una batalla más al tiempo y al olvido. El reducido grupo, los amigos presentes, brindaron por los no presentes, simplemente fue un brindis por la amistad.

(ENGLISH VERSION)

In the afternoon of New Year’s Eve, 2004, I received a surprising phone call from

Vicente Garcia, big contributor to this website, to remind us that the following day, January 1st, at midday, some of the survivors of the legendary “Carta de la Peña” (Treaty of the Rock) were going to gather for their annual honour commitment signed by themselves 55 years ago. This consists of climbing the Peña (rock in the middle of the sea) to remember those who are not with them anymore.

I would never want to miss such important event of eternal friendship, only not fulfilled by those who have passed away. Gentlemen Julio Reyes, Hector Lopez, Lorenzo Caballero, Manolo Fabre, and brothers Juan and Vicente Garcia, all in their seventies, made this written promise come true again, after more than half a century since their first encounter, then signed by young friends, young beach lovers, as they tell us, influenced by great old romantic adventure films, where honour and friendship ruled the world.

Talking to them makes you feel the friendship as its maximum. Time has left its fingerprint on their bodies, athletic in the past; Only Vicente, the youngest of the group, managed to climb up to the top of the beautiful “Peña de la Vieja” (Old lady’s rock); his brother Juan only made it to the lowest part; it didn’t matter, the effort was enough. Both Juan and Vicente, once more, felt… “They felt the voices of all those missing friends”. Wiso, Paco Reyes, Tony Gallardo, Manolo Millares, el Patty, etc.”, all of it under the look of all those who, ashore, could not accompany them on the swimming journey and the climbing of the rock.

Back at the beach in this gorgeous and sunny morning of autumn, all of them, among cheers, hugs and laughs, had this unique sensation of fulfillment after having performed, once more, their yearly commitment, sharing their all time stories and fighting time and forgetfulness. The small group plus all the friends gathered around and proposed a toast to the missing ones… a toast to friendship…

Traducción por J. Naranjo

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor