“Hombre libre, siempre querrás al mar”. Charles Baudelaire

Meditación frente a la Peña la Vieja.

Esta ola que cabrea, embiste,

rompe frente a la peña y hace trizas

el agua tersa que acudió al envite.

Esta ola de seda, de severa suavidad

que, cabreada, lanza en cuello de cisne

contra la piedra, la masa gorda de su majestad.

Este ala tempestuosa abatiéndose

contra el rocón enhiesto e imperturbable

testigo de mañanas y de atardeceres,

es el agua que da ritmo al planeta;

el agua de lo vivo, viva,

que horada o lame poco a poco la piedra.

El agua primordial, eternamente,

subiendo y bajando, lloviendo y nublado;

agua que da vida a las plantas y a los seres

que viven de continuo asustados.

He aquí esta agua, Natura, que nos has

generosamente prestado.

Agua que tocaron los pies del Buda, del Cristo

y de otros cristos y otros budas. Agua;

eres de sal de la tierra, el vínculo;

mis labios te han buscado desde el seno materno,

urgidos por la cruel supervivencia

te buscan cada día al amanecer;

unes lo material y unes lo etéreo…

……………………………………………………..

Esta ola, encabritada por la marea alta,

me ha sin darme cuenta hipnotizado;

mientras el sol, sobre mis hombros, brama

Rolando Campíns

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor