Patrocinador
Publicidad

Martes de panza de burro. Algo ventoso. Cuidado con el mar a marea llena

Las Canteras y su sobrepoblación de palomas

Comparte

Están por todas partes: en el paseo, entre las mesas de los locales de restauración, en la arena. Se te acercan cuando estás consumiendo o tomando plácidamente el sol, etcétera.

Las Canteras ha perdido la capacidad de gestionar de manera sostenible estas aves. Las palomas han proliferado debido a la cantidad de personas que las alimentan y a la tardanza en recoger las bandejas con restos de comida en las mesas exteriores de los locales que son autoservicio o que no tienen servicio de terraza.

En el pasado se ha intentado controlar esta plaga, con más o menos éxito y con métodos más o menos crueles para las palomas. Estos han sido desde una escopeta lanza red hasta el uso de águilas de Harris o jaulas en los edificios de la avenida. Las palomas atrapadas, salvo las anilladas que eran devueltas a las sociedades colombófilas, eran sacrificadas con emisiones de dióxido de carbono, en lo que se denominó la “muerte dulce”.

En el 2015 se intentó controlar el número de palomas con águilas de Harris. Una de ellas murió al chocar contra una cristalera del hotel Cristina

Hemos leído que desde Salud Pública y Protección Animal, el Ayuntamiento está cediendo jaulas para las azoteas de los vecinos que las pidan, y otras que el consistorio está colocando en zonas especialmente afectadas por la sobrepoblación de palomas.

Actualmente, la Ley de Bienestar Animal en España establece un marco general que promueve el control ético y humano de las poblaciones de palomas, integrando principios de respeto y protección animal. Por lo tanto, las medidas específicas de control deben ser no letales y minimizar el sufrimiento, y se complementan con las ordenanzas municipales de cada municipio.

La concejala responsable del servicio de Salud Pública y Protección Animal, Carmen Luz Vargas, ha optado por controlar el número de palomas mediante estas jaulas, en lugar del control de natalidad a través de pienso anticonceptivo. Se pretende que estas pajareras, con capacidad para 20 palomas, sirvan para revisar el estado de salud de cada una. Las aves enfermas serán sacrificadas por métodos éticos ya que presentan un riesgo sanitario para la población.

No tenemos constancia de la colocación de alguna de estas pajareras en el entorno de Las Canteras, jaulas que podrían reducir significativamente la actual plaga de palomas en nuestro entorno.

Recordar que alimentar a las palomas es una infracción contemplada en la ordenanza municipal, que se castiga con multas de entre 150 y 1.500 euros.




Las palomas pueden transmitir diversas enfermedades a los seres humanos, a menudo a través de sus excrementos, plumas, o por contacto directo.

Las enfermedades más comunes que pueden transmitir:

Histoplasmosis: Una infección pulmonar causada por inhalar esporas de un hongo presente en los excrementos secos de las palomas. Puede causar síntomas similares a la gripe y, en casos graves, afectar otros órganos.

Criptococosis: Otra infección fúngica que afecta los pulmones y el sistema nervioso central. También se contrae al inhalar esporas presentes en los excrementos de las palomas.

Psitacosis: También conocida como fiebre del loro, es causada por la bacteria Chlamydia psittaci. Se transmite por inhalación de partículas de heces secas o secreciones respiratorias de las aves infectadas y puede provocar síntomas como fiebre, dolor de cabeza y neumonía.

Salmonelosis: Una infección bacteriana que se puede contraer al consumir alimentos o agua contaminados con excrementos de palomas. Los síntomas incluyen diarrea, fiebre y calambres abdominales.

Ornitosis: Similar a la psitacosis, es una enfermedad respiratoria causada por bacterias del género *Chlamydia*. Afecta principalmente a los pulmones y puede provocar fiebre alta, escalofríos, y tos.

Alveolitis alérgica extrínseca: También conocida como pulmón del criador de palomas, es una reacción alérgica que afecta los pulmones y ocurre por la inhalación de partículas de proteínas presentes en las plumas y excrementos de las palomas.

Ectoparásitos: Las palomas pueden albergar parásitos como ácaros y piojos, que pueden infestar a los humanos y causar picazón, irritación y en algunos casos, infecciones secundarias.

El contacto con palomas y sus desechos debe manejarse con cuidado para minimizar el riesgo de estas enfermedades. Mantener limpias las áreas frecuentadas por palomas y evitar el contacto directo con las aves y sus excrementos son medidas preventivas recomendadas.

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comentario

  1. Antonio Miguel Castellano Suárez:

    mayo 20, 2024

    El problema con las palomas, al igual que con los gatos callejeros y las cabras en Inagua, es la protección que algunas personas, tan bienintencionadas como nulas en conocimiento ecológico, les dispensa pensando que están haciendo la obra de su vida y que son buenas personas por hacer eso, sin darse cuenta del daño ecológico y sanitario que crean estos animales.

    Y a falta de respuestas fundamentadas, siempre contestan lo mismo: las personas son peores y la bla bla, sin darse cuenta de que ellos mismos, más allá de sus buenas íntenciones, están en el grupo de los peores por las consecuencias negativas de sus falsamente “humanitarias” conductas.

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor