“Cuando dos caminos se separan… toma aquel que se dirija a la playa”. Hannah McKinnon

Buen tiempo, día de playa

Canarias menosprecia la peligrosidad del mar: año tras año aumentan las víctimas por ahogamiento

Canarias ha perdido el respeto al mar, y las trágicas consecuencias son que el número de víctimas por ahogamiento sigue aumentando, superando cada año las cifras anteriores. Actualmente, hay más fallecimientos por ahogamiento que por accidentes de tráfico.

El escaso conocimiento de numerosas personas, ya sean jóvenes o adultos, tanto locales como turistas, acerca de las cambiantes condiciones del mar, unido a la falta de familiaridad con las predicciones y las variaciones de las mareas, así como al estímulo de las redes sociales que fomenta la exploración de rincones costeros peligrosos y sin vigilancia, conlleva a estos trágicos números de fallecimientos por ahogamiento.

Estamos hablando de personas que carecen de conocimiento, desconocen, o no muestran interés en comprender cómo interactúa el oleaje y las corrientes.

Existen puntos en las costas con corrientes y aguajes muy peligrosos; al no concederles el debido respeto que siempre debemos tener hacia el mar se incrementa la probabilidad de incidentes.

Es necesario promover la cultura del mar, enseñar su comportamiento, como respira; por ejemplo, explicar que una lejana borrasca atlántica puede -en un instante puntual- provocar un considerable aumento en el oleaje en la costa. Debemos educar a la población menos familiarizada con el mar sobre como identificar lugares con corrientes, enseñar la corriente de retorno, y también animarlos a aprender y acostumbrarse a interpretar las tablas de mareas y las predicciones meteorológicas.

Pocos deportistas, ya sean surfistas o nadadores experimentados, encuentran dificultades en la mar, simplemente porque la conocen y la respetan.

Los municipios costeros de Canarias elaboran sus planes de seguridad “a la carta”, elaborados en los “despachos” sin mucho sentido ni conocimiento.  Todos parecidos: refuerzan la vigilancia durante los tres meses de verano y descuidan el resto del año, sin percatarse de que las costas se utilizan durante los 365 días, y teniendo en cuenta además que las condiciones del mar son más peligrosas y cambiantes fuera de la temporada estival. La escasez de socorristas después del verano agrava el problema, dejando a los desconocedores y a los osados “ignorantes” a su suerte.

Canarias debería contar con un salvamento y socorrismo de primer nivel. Cada municipio costero debería disponer de un equipo de socorristas como tiene uno de bomberos, conformado por profesionales bien remunerados y equipados con recursos de rescate adecuados y modernos. Es fundamental que estén operativos al máximo durante los 365 días del año.

Por lo tanto, solamente enseñando como el mar “respira” y comprendiendo su peligrosidad, inculcando el respeto que siempre debemos mantener hacia él, y contando con un servicio de salvamento y socorrismo profesional, podremos reducir las alarmantes cifras de fallecimientos por ahogamiento.

TA

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor