“Hombre libre, siempre querrás al mar”. Charles Baudelaire

La fauna marina se recuperó un millón de años después de la ‘gran extinción’

Una investigación que ha explorado el yacimiento de Biota de Guiyang, al sur de China, evidencia que la recuperación de estos ecosistemas tras la extinción masiva del Pérmico-Triásico se produjo en período mucho más corto del que se creía hasta el momento.

La extinción masiva del Pérmico-Triásico fue una hecatombe biológica producida hace aproximadamente 252 millones de años cuyas causas son todavía desconocidas, pero que llevó a la desaparición de cerca del 81 % de los organismos marinos y del 70 % de los vertebradores terrestres. Se considera la mayor extinción conocida ocurrida en el planeta Tierra.

La recuperación de la vida marina después de dicha extinción y durante el Triásico inferior o temprano se considera un período importante de cambios evolutivos que sentaron las bases de los ecosistemas que dominan los océanos en la actualidad. Sin embargo, debido a la relativa escasez de fósiles marinos que datan de este período crítico, la evolución de la biota marina tras este suceso es poco conocida.

Hasta la fecha se pensaba que, debido a la escasa biodiversidad superviviente, la recuperación biótica habría sido muy lenta. Se calculaba que esta se demoró unos 8 millones de años. Sin embargo, una nueva investigación reduce este intervalo a mucho menos tiempo.

Hasta la fecha se pensaba que, debido a la escasa biodiversidad superviviente, la recuperación biótica habría sido muy lenta

El investigador Xu Dai, de la Escuela de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Geociencias de China, y su equipo han podido explorar la denominada Biota de Guiyang, un conjunto de fósiles marinos del Triásico inferior conservado en la Formación Daye, en el Sur de China.

Este conjunto, que data de hace 250,8 millones de años, representa uno de los lagerstätte —término usado para designar aquellos yacimientos paleontológicos con una gran riqueza de fósiles— del Mesozoico más antiguo conocido y proporciona una instantánea sin precedentes de un ecosistema marino solo un millón de años después de la gran extinción.

“No solo causó un grave descenso de la diversidad, sino que también desencadenó la transición de la fauna evolutiva del Paleozoico a la moderna. La Biota de Guiyang nos dice que esta transición se produjo ágilmente. Un millón de años en historia geológica es rápido”, dice para SINC Dai, científico que lidera el estudio que se publica en la revista Science.

Los hallazgos obligarían a repensar las interpretaciones de la recuperación, que hasta ahora se consideraba lenta y gradual, pero que el estudio califica como poco probable. “Nuestra investigación refuta el modelo de recuperación trofológica escalonada, prueba el rápido surgimiento del ecosistema marino de tipo, y degrada la hipótesis de la ‘zona muerta trófica’ al llenar, al menos parcialmente, el vacío de vertebrados fósiles paleotróficos del Triásico Temprano”, asegura el autor.

 Un yacimiento con todos los niveles tróficos

Dai explica que los científicos habían encontrado algunas biotas del Triásico, de unos tres millones de años después de la gran extinción. Sin embargo, la Biota de Guiyang ha mostrado tener una antigüedad más próxima al evento y representa un “ecosistema marino altamente diversificado y ecológicamente complejo. Obtuvimos su edad numérica utilizando la técnica de datación U-Pb de alta precisión en los granos de circón hallados en el intervalo fósil”, aclara.

Esta ‘rápida’ recuperación de la fauna en el Triásico Temprano se muestra con conjuntos fósiles “poco diversificados y dominados por uno o dos taxones, que se denominan ‘taxones oportunistas’. Hasta la fecha, hemos encontrado 40 especies que representan al menos 19 órdenes, desde depredadores muy grandes, como el celacanto, de un metro de longitud, hasta organismos muy pequeños, como los foraminíferos”, revela Dai.

“En la biota de Guiyang existen todos los niveles tróficos, un hecho inesperado en la hipótesis de recuperación trófica por etapas”, insiste.

Los peces depredadores, crustáceos, ammonoideos y bivalvos hallados tenían un tamaño muy variable, desde 10 cm hasta 1 metro de longitud. “El principal cambio evolutivo habría sido que están más diversificados en los océanos modernos, salvo los ammonoideos, que tuvieron mala suerte y se extinguieron a finales del Cretácico, junto con los dinosaurios no avianos”, comenta el autor.

Dai no descarta que se encuentren fósiles tan antiguos como los que hay en Guiyang en otros lugares.. Reconoce que sus esfuerzos de muestreo están “lejos de ser suficientes” y sugiere que aún hay un gran número de regiones poco exploradas, como la meseta tibetana.

Aunque se han barajado hipótesis para lo que originó esta gran extinción, como el impacto de un asteroide de gran tamaño, la liberación de grandes cantidades de gases de efecto invernadero en los fondos oceánicos o un vulcanismo extremo, las causas exactas continúan siendo motivo de estudio. El trabajo de estos investigadores no busca dilucidar sus orígenes, sino más bien sus consecuencias.

 

[su_box title=”Referencia:” box_color=”#ffffff” title_color=”#0d0c0c” radius=”0″ class=” “]Dai, Xu et al. “A Mesozoic fossil lagerstätte from 250.8 million years ago showing a modern-type marine ecosystem”. Science[/su_box]



Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor