En marcha la campaña de protección de la pardela cenicienta

Durante esta época del año, principalmente entre los meses de octubre y noviembre, las aves dejan de recibir alimentos de sus padres y deben independizarse y abandonar su nido volando hacia el mar. Es en este primer vuelo cuando se ven afectadas por la contaminación lumínica, sintiéndose desorientadas por las luces artificiales de las zonas costeras, cayendo a tierra, pudiendo golpearse y quedando a expensas de depredadores, atropellos o inanición.

Desde hace varios años se procura apagar o reducir el tiempo de encendido de aquellos puntos de luz públicos más problemáticos y al mismo tiempo se hace un llamamiento a los vecinos para que apaguen las luces externas que puedan producir deslumbramientos como focos en alturas, aislados…

En caso de encontrarse un ejemplar accidentado se debe informar al teléfono de emergencias del Gobierno de Canarias (112) y facilitar la mayor información posible sobre el lugar y las circunstancias del hallazgo. Hasta que las autoridades o voluntarios lleguen es muy importante mantener al ave tranquilo, en una caja o en un lugar a oscuras, y no darle nada de comida ni bebida.

Enviar un mensaje de agradecimiento a los voluntarios que han participado en campañas anteriores, que cada año hacen un esfuerzo para llegar a cada rincón y rescatar a las aves heridas. Así como a las personas que recogen a las pardelas accidentadas y a quienes reducen los puntos de luz para evitar que se encandilen.

Cabe recordar que, si bien la pardela cenicienta no está en peligro de extinción, tiene un riesgo muy alto de desaparición en las Islas.

Fuente: concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de La Aldea de San Nicolás.

Otros posts relacionados

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate