La Poesía salva el Mar (X)

(X)

En el Taller de Escritura Poética titulado <<Poesía: sentido y profundidad>>, impartido por la escritora Teresa Iturriaga Osa -durante los meses de marzo y abril de 2019- en Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Las Palmas de Gran Canaria, se realizó un ejercicio de análisis interpretativo de varias imágenes fotográficas relacionadas con la contaminación del medio marino a causa de los vertidos de plástico.

Una música de olas acompañó la creación poética. Como resultado de las asociaciones emocionales de cada uno de los miembros del taller, nacieron unos textos poéticos que iremos publicando en esta web paulatinamente hasta el día 21 de junio (20.00 h.), fecha en que serán leídos por sus autores en la playa de Las Canteras (zona La Puntilla) para concienciar a la sociedad de la urgencia de proteger la Naturaleza en grave peligro de destrucción.

 

Desengaño de Raquel Romero Luján 

Desde el cayuco ves, en el fondo, espejear una esmeralda. Es perfecta, sin aristas, parece reflejar tu perfume.

Te lanzas al mar como la gaviota carroñera deseando el almuerzo.

Piensas que ahora sí.

Cada senda que dibujan las olas, como brújula imantada, te llevó a su encuentro. Te sientes protagonista de un bolero.

En el buceo te revelan el secreto las caracolas: nada es perfecto. En el descenso, el nado de los peces te recuerda que siempre equivocas el rumbo. Pero, por esta vez, quieres ser sirena afortunada.

Estiras el brazo, tratas de alcanzarla con las yemas, ya pálidas y heladas por el recuerdo.

A tu derecha, un rayo atraviesa oxígeno e hidrógeno; balbucea átomos, como tú palabras y anhelos.

De cerca nada es lo que parece. No tendrías que haberte tirado. En la superficie, aquel tesoro representaba tu sueño. En tu mano descubres que no era más que otra lata de cerveza.

 


 

El fuego de la niña maga de Teresa Iturriaga Osa

 

Un día, en Las Canteras,

una niña me nombró

tortuga de mar.

Despertó su bautismo de fuego

con la varita mágica, reían sus rayos,

llovían a pulso,

hasta convertirnos uno a uno en animal.

Estalló un vergel, juego, elipsis y

palabras desnudas de poses

se fueron asentando en el alma,

digna de seres salvajes.

Ya eres libre,

sonrió su destello

entre la multitud.

Al oído de las sombrillas, ella, chiquita,

sustraía luz a la tarde.

Y cuando pintaban su cara,

se le desplegaban brumas de abanicos en el pelo,

brillo de labios con boca de agua,

una alegría de náufragos sobre piraguas

recogidas en su melena,

ramilletes tan fulgentes como el jable,

bucles de ónix por ambos lados de la mesa.

No me quedó otra salida que sumergirme

después del ritual de carey y coral

que me ofreció en el espejo.

El arrecife guiñaba su haz multicolor,

seducía el infinito,

una infancia sin rubor ni acaso

al vaivén de la marea.

Y allí vi qué fácil,

pero qué fácil,

es la vida desde dentro.

 


 

 Para escribirte con un verso tengo de Pablo Sabalza Ortiz-Roldán

 

…con un verso tengo

Para escribirte con un verso tengo.

¡Coral a popa y estrella de mar a lo lejos!

Arena de luna rosa y azules reflejos.

Que si mi corazón navega

Y marinero de tierra me siento…

Para escribirte con un verso tengo.

A la hora que las gaviotas

Tejen la noche de sueños.

A la hora que las dormidas palmeras

Acunan con sus alas al viento.

A la hora, 

¡Ay, a la hora de aquellos recuerdos!

Para escribirte con un verso tengo.

Pues de una romántica gota de tinta

De mi infinito y marino pensamiento.

-Faro de mi poesía-.

Para escribirte con un beso tengo.

 

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate