El guindilla

Un policía municipal «punta en blanco» y con salacot monta guardia junto al viejo balneario de Tomás Miller o del Reina Isabel. 

Llamados cariñosamente guindillas, eran hombres muy familiares para todos l@s playeros de aquellos años 50 y 60

Cuando llegaron las primeras suecas tuvieron que esforzarse ya que por orden de sus superiores tenían que recriminar a las turistas que usaban bikini, años más tarde pasó algo parecido con las primeras escandinavas que hicieron top-less. Sus otras grandes «misiones» en aquellos años era espantar a los mirones que acosaban a las suecas e ir detrás de la chiquillería que jugaba al fútbol playa en zona prohibida.

El término guindilla para llamar coloquialmente al guardia está recogido en la RAE y fue adoptado por el pueblo por el color rojo y azul del uniforme de aquellos guardias municipales de finales del XIX y principios del XX.

Otros posts relacionados

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate