Tiempo de Navidad y la receta de las truchas al modo de «Mamá Úrsula»

La Navidad es tiempo de encuentro con familiares y amigos donde además de compartir la cena de Nochebuena se reparten los regalos traídos por Papá Noel.

En un pasado no muy lejano, esa noche, se comía deprisita para llegar a tiempo a la misa del Gallo, terminada esta se iba a visitar a la familia y a los amigos, y allí, al lado del Belén todos juntos con guitarras y panderos cantábamos villancicos. No teníamos regalos, Papá Noel no había llegado aún a nosotros, pero sabíamos, que ya quedaba poquito para que vinieran los Reyes Magos.

La Navidad de aquella época empezaba sobre el día 8 de Diciembre, ese día, se juntaba la familia para hacer las truchas. Mientras, se aprovechaba para hablar de los acontecimientos de la época, se contaban chistes, se reía, se cantaba, mientras caía la tarde se iba amasando la harina que luego se estiraba con un rodillo, y con una escudilla se hacían los discos que luego se rellenaban con: batata, pasas, almendras, anís, matalahúga, otras se rellenaban con cabello de ángel o con dulce de guayaba, había para todos los gustos. Una vez fritas, se metían en latas de galletas que se repartían entre familiares y compromisos. La cena de Nochebuena consistía en: sopa de fideos y luego de segundo el cabrito en adobo, los olores invadían toda la casa. Todavía hoy cuando llega la Navidad, me parece sentir ese olor tan característico de esos días. Fue una época entrañable donde se respiraba en este quehacer, un ambiente de hogar, sentíamos que todo estaba bien, en su sitio, que había armonía en la casa y que esta se transmitía a toda la familia.

Por todo ello deberíamos procurar no olvidar y seguir las entrañables tradiciones familiares.

Truchas al modo de Mamá Úrsula, que repartía en Navidad su amor a toda la familia

Rescatada por su nuera Úrsula Quintero, que ha sabido conservarla para no perder su memoria.

Ingredientes:

– Un kilo de harina simple de trigo ( Comestier)

– Una taza de vino blanco ( peleón)

– Una taza de aceite

– Un vasito de anís

– Dos cucharaditas de las de café, de polvos Royal

– Un poquito de sal fina

Ingredientes para el relleno:

– 2 kilos de batata blanca o amarilla

– Una taza de almendras molidas

– Pasas de corinto

– Una taza de azúcar

– Matalahúga, un sobrito ( sobarlo un poco con la mano)

– Ralladura de limón 

Forma de hacer la masa:

En un lebrillo, juntar el aceite, el vino blanco, el vasito de anís, la sal y los polvos Royal. A continuación agregar poco a poco la harina y amasar bien todo junto hasta formar una bola que deberá reposar un par de horas.

Relleno:

La batata se cocerá y escarchará bien agregándole a continuación los demás ingredientes (también se puede rellenar con dulce de membrillo).

Una vez reposada la masa, coger por trozos y estirar con un rodillo, con una escudilla ir haciendo círculos y rellenando las truchas que se cerrarán aplastando sus bordes con un tenedor. Freír en abundante aceite y espolvorearlas por azúcar molida.

Hay muchas maneras de hacer las trucha, pero así las hacía ella.

Por Concha Lacoste

Más recetas

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate