Sabores y olores, sonidos y tacto de Las Canteras

La información de Las Canteras al minuto en X (antes Twitter): @LasCanteras 

Todos asociamos épocas de nuestra vida con olores y sabores imborrables que nos hacen volver a momentos del pasado muy intensamente, olores y sabores que evocan situaciones que forman ya parte de nosotros mismos, de nuestra identidad. Y hay olores y sabores que yo asocio inmediatamente con la playa de Las Canteras: el olor y el sabor del salitre en la piel y en el pelo, el del membrillo, el de los barquillos, el de los helados del carrito, el de los cangrejos y los erizos, el olor del musgo de las rocas en el Charcón o en la barra, su tacto incluso, como el de las sebas, como el de la arena. Hundir los dedos en la arena, peinarla, enterrarse en ella, son sensaciones que nuestros cuerpos vuelven a asociar siempre a la playa; la sensación desagradable y chirriante de la arena en un bocadillo o en los ojos; el gesto de quitarte la arena de los pies con la toalla al marcharte de la playa, cuando no había donde enjuagarlos; la picadura de un aguaviva y el ardor que se siente después y las marcas que dejaba; las púas del erizo clavadas en la piel asomando solo unos puntos negros; la sensación de la arena mojada en las manos al hacer hoyos, clavándose entre las uñas y la carne; el sonido cristalino del agua al hacer el Cristo; el calor de la arena en la espalda cuando te tiendes al sol; la punta del clavo en la piel, primero subiendo y luego bajando por el brazo, hasta el hombro; el mordisco al membrillo ácido y salado cuando lo desenterrabas en la orilla.

Y, sobre todo, la sensación de sentirme como una reina sentada en una especie de trono que se formaba en el centro de la barra, mirando hacia la playa.

Lolina Marrero.

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor