Patrocinador
Publicidad

Lunes: saldrá el sol entre las nubes, algo calimoso. Día de playa 

Ser player@, de la Playa de Las Canteras. Cristóbal Tacoronte: “Las Canteras es como una gran Mata Hari que nunca muere, y todos sus amantes van desfalleciendo en sus brazos con el pasar de los años”

Comparte

Foto: Cristóbal haciendo de aborigen (derecha, con arco y flechas) en El Confital.

Mi Pasado

Mi playa primera fue “Las Alcaravaneras” siempre custodiada por los “guindillas”, ahora “policía Local”. Adornaban sus cabezas con el sombrero que usaban,“El Salacot”, parecían exploradores rescatados de cualquier película de safaris en África. (Influencias debido a la presencia de la colonia inglesa en nuestra isla).

En la playa de Las Alcaravaneras logré coger con aquellas “fijas” (hierro alargado con punta en forma de media flecha) mis primeras “jacas pelúas”, que si te trincaban un dedo con las pinzas que tenían podías quedarte sin el. En el año 67 se cierra el canal de Suez, debido al conflicto bélico entre Israel y Egipto, lo que provoca que el tráfico marítimo incremente notablemente la presencia de buques en nuestro Puerto de La Luz. En la llegada de cruceros sus pasajeros aprovechaban la estancia para visitar nuestra ciudad. Se movilizaban taxis y tartanas dando a nuestra ciudad un gran ambiente cosmopolita. Los chiquillos corríamos detrás de las tartanas gritando one penique, one cigarette y los “chonis” (ahora se les llama guiris) nos tiraban puñados de monedas de cobre y cigarrillos Chesterfield, Players, Camel, etc. Luego nos íbamos a las tiendas de indios (hindúes) a cambiar los peniques por pesetas, jajaja qué época!.

Pero como lo fundamental es nuestra playa de “Las Canteras” continúo… mi primera incursión fue como una expedición a un nuevo lugar de esparcimiento donde hasta la fecha actual sigo sintiendo la misma sensación que antaño.

Cuando la veo lucir todo su esplendor, bajo un cielo azul, marea baja, la Barra exultante a lo lejos como “arma” que nos protege de peligros.. Sol radiante que nos acaricia con sus cálidos y acogedores rayos, y la orilla, una gigantesca alfombra de arena que se extiende bajo nuestros pies… ¡ Qué sensación de vivir ¡.

Lo que más recuerdo!: pues la complicidad espontánea que se daba entre todos los playeros congregados en sus orillas, con gran empatía nos unía lo mismo, el disfrute de ELLA…

La playa de Las Canteras era un gran centro de encuentro, gentes de todos los barrios, y sigue siendo así como en tiempos pasados.

Aunque cambien las formas y estilos al final acabamos sumergiéndonos en sus aguas como siempre!

Anécdotas

Más que anécdota fue una experiencia emocionante e interesante, nos juntamos los adolescentes del barrio y por iniciativa colectiva decidimos rodar un corto. Uno del grupo que era aficionado a la fotografía tenía un tomavistas de la época, alquilamos unas pelucas en la barbería “LA MASCOTA”, que todavía existe en la calle Malteses, con mantas viejas, nuestras madres, nos prepararon unos atuendos que nos hacían parecer aborígenes y colonos aventureros. El tema que más o menos recuerdo iba de unos bucaneros de la época ó piratas que navegaban en un bergantín por nuestras aguas, cuando fueron sorprendidos por un gran temporal que les hizo zozobrar, y las corrientes los hizo llegar extenuados y magullados a orillas de El Confital, donde fueron apresados por los aborígenes que habitaban en la zona, siendo torturados y sacrificados, devolviendo sus cadáveres al mar como pasto, de los tiburones…

Me viene a la cabeza! cuando nos dirigíamos hacia El Confital por la calle Faro para arriba que los chiquillos de la zona nos seguían durante todo el camino jaleándonos y sorprendidos de nuestra presencia, seríamos en nuestro grupo unos ocho muchachillos portábamos entre otras cosas hasta un trípode y una claqueta con el nombre de la película para anteponerla antes de cada escena a rodar, fue algo muy representativo de la época pues el cine era una de las distracciones preferidas y los domingos y festivos las colas para entrar en las salas eran enormes, tengan en cuenta que sólo en la capital, habían más de veinte salas de cine, desplegadas desde el barrio de la Isleta hasta San José y Schamann. Ahora, sólo queda el MONOPOL, que ya está herido de muerte y parece que su desaparición es inminente.

Mi forma de ser

Mi forma de ser está totalmente ligada a las playas, en la playa de Las Alcaravaneras comenzó a latir mi corazón con los primeros contactos con el mar y la arena, mis primeros flirteos con el salitre, la espuma de mar, las primeras emociones de notar que te mantenías flotando en el agua, con tus intentos anfibios.

Y la playa de Las Canteras, es como la sangre que circula por mis arterias y hacen que mi corazón siga latiendo cada día. Las Canteras es como una gran Mata Hari que nunca muere, y todos sus amantes van desfalleciendo en sus brazos con el pasar de los años. Mientras las nuevas generaciones van cogiendo el relevo de los que nos vamos yendo, así hasta el final de los tiempos…

Presente y Futuro

El paseo siempre lo veo bien, cuando sientes que la gente que lo frecuenta está sonriente y disfrutando del mismo, es una atmósfera que se siente y comparte, es una sensación gratificante, es el alma de todos los que nos juntamos allí.

Qué haría? Pues cuidarla, mimarla y acicalarla, es como una persona dependiente, si no tiene quién la cuide y le ayude… muere de forma cruel y despiadada, en agonía lenta… El futuro, conservarla como he dicho del presente, no tiene que cambiar sólo mantenerla bien, con todo lo que conlleva, siempre con amor, mimo, cariño, atención, sin olvidar que es nuestro amor eterno, que siempre está y estará ahí esperándonos, incluso cuando ya no estemos. Da igual que haga frío o calor, llueva o no,.. es nuestra más fiel y promiscua compañera, pues no nos sentimos engañados, aunque abrace a todo el que se adentre en ella , aún siendo desconocido, siempre sus brazos están y estarán ansiosos de abrazarnos. Y nosotros deberíamos al menos corresponderle igual….

Cristóbal Tacoronte González

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor