“En el mar no hay pasado, presente o futuro, sólo paz”. Jacques Cousteau

Mediodía de playa: calor, algunas nubes altas. Calimoso

1923-2005: “historia de Mami”

Mi playa de Las Canteras 1923-2005

Mi querida playa vine al mundo en 1923 y desde los 2 años me empezaron a llevar a la playa hasta lo 19 que me case no deje de ir ni un solo día mañana y tarde, mis abuelos vivían en la calle Tenerife y la arena llegaba hasta la puerta de la casa, hablo de antes de hacerse la avenida, que se inauguró en el año 39.



Yo vivía en la calle Sagasta y el colegio estaba en la calle Hierro, era el colegio de las hermanas Noda que eran primas de mi padre, el recorrido lo hacia por la arena, en verano con el bañador debajo del uniforme y al salir del colegio me quitaba el uniforme y volvía por la orilla, con las sandalias en la mano, nos subíamos a las peñas, y también jugábamos a las casitas, la formábamos haciendo muritos con la arena, íbamos haciendo las habitaciones, por las tardes íbamos a la Puntilla a coger caracoles y pasábamos las tardes allí, también jugábamos al clavo, cuando había marea baja íbamos a la barra con sandalias para que no nos picaran los erizos también había vacas de mar que las pinchábamos y salía una cantidad de tinta, antes era una excursión ir a la barra pues quedaba muy lejos y teníamos que nadar mucho, hoy con marea baja se va andando y no quedan erizos, con el aumento de arena que ha hecho desaparecer las peñas, o las tenemos en la misma orilla,

En verano venían muchas familias a veranear eran todo gente que conocíamos, todos amigos.

En septiembre llegaban las mareas del Pino y todos los chiquillos esperábamos las olas grandes para cebarlas, con los consabidos revolcones, y bajada de bañadores que eran de punto no de lícra como ahora, esa era otra de nuestras diversiones , junto con el juego con los membrillos dentro del agua, que los mordíamos para que se mezclara el sabor con el salitre, En medio de la playa estaba la caseta Galán era de madera y era un restaurante, y nos gustaba ir a ver las tortugas que tenían allí, también hacíamos algunas gamberradas, hacíamos hoyos que tapábamos con papel para que pisaran y se hundieran algún paseante.

En la playa había casetas de madera que tenían algunas familias para cambiarse la ropa y también guardaban sillones de mimbre para sentarse los mayores pues a los chiquillos lo que nos gustaba era rebosarnos en arena, la caseta Galán se quemo un día de mucho viento en el año 36

Vivo en Tenerife desde el año 55 y quiero a esta isla tanto como a la mía pero hasta hace 2 años he pasado todas mis vacaciones en mi playa, primero con mis hijos, que tengo 5 que han disfrutado tanto de la playa como yo, jugando a los mismos juegos tirándose de las mismas peñas, caminando el mismo recorrido desde la Puntilla al muro Marrero daba gusto ver la orilla los rayos del sol traspasando el agua y los pescaditos moviéndose en fondo, ahora como no puedo ir, voy a nadar a la piscina y aunque soy mayor todavía tengo mi estilo, y estoy una hora dentro del agua, pero no es lo mismo,

Recuerdo que antes del año 36 pusieron una barcaza de las que se servían para transportar carbón cerca de La Puntilla se llama el Sensat y allí se hacían verbenas en verano de noche se veía muy bonito iluminado, una noche de temporal se rompieron las amarras y se destrozo la barcaza, embarranco en la orilla, y todos los críos de los acreedores se dedicaron a arrancar las chapas de cobre y los clavos para venderlos.

Yo he visto casi todas las costas española pero playa como esta no hay.

Anónimo



Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor