“Cuando dos caminos se separan… toma aquel que se dirija a la playa”. Hannah McKinnon

Ambiente agradable

Desarrollo económico de mi playa de Las Canteras por Juan Boza Chirino

En la década de los años 1950-1960, El Ayuntamiento de las Palmas, decide terminar otra fase del Paseo de Las Canteras llegando la casa de Italcable, ( era el edificio desde donde salía el cable submarino de comunicación con Sudamérica y otros países. Y que últimamente la ocupaba nuestro desaparecido poeta Padorno.

Para los que vivíamos en el Paseo de las Canteras, la venida de turistas era pausada, cada semana o quincena veías cambios de personas en las tumbonas bien orientadas y alineadas hacia el sol de la mañana. En nuestro barrio La Peña de la Vieja, este servicio de hamacas, lo regentan aún en la actualidad los hermanos Momos

Entonces el ambiente era sereno y armonioso, muy familiar, incluso llegabas a entablar conocimientos con los turistas, participaban en juegos playeros, raqueta, pelota, paseos y alguna vez terminabas haciendo unas buenas amistades. En aquellos momentos el número de hoteles o residencias eran contados con los dedos de la mano, y no había ruptura en lo referente al estado medioambiental y arquitectónico.

Pasan los años y el exceso de especulación desenfrenada del suelo con la falta de unas Ordenanzas Municipales más estrictas, han cambiado el paisaje de tal forma, que cuando levantas la vista y ves esas moles que se extienden desde el mismo Paseo de Las Canteras a las montañas próximas, justo detrás de la calle Fernando Guanarteme, te entra melancolía y añoranza.

El desarrollo económico es fundamental para cualquier país, comunidad, zona o barrio. Pero siempre basados en unos principios urbanísticos, sociales, morales y de seguridad. En tres palabras: “Calidad de Vida”.

Pero que tiene hoy en día nuestra Madre “La Playa de Las Canteras” el abrigo de una arquitectura que parece echarse sobre ella. Menos mal que se estipuló – bendita solución – que para evitar la perdida de luz solar directa las primeras horas de la mañana, los edificios fuesen ganando altura en plano inclinado, en forma pirámide. Una solución que redimió un poco, el problema que se estaba creando

Toda esa masificación que se ha venido creando, porque donde menos te piensas suben cimientos, y los pocos meses una urbanización nueva, produciendo residuos en los tres estados en que se presenta la materia, y pienso ¿Cómo se eliminan?. ¿Está totalmente resuelto?.

Los emisarios parecen que aún no responden a tales necesidades por lo últimos acontecimientos acaecidos en unas pruebas deportivas a celebrarse en nuestras aguas de La Playa de Las Canteras. O según de donde sople el viento la orilla de la Playa esta cuajada de restos de materiales plásticos de diferentes usos, papeles y plumas de gallinas etc. etc. Tal vez en estos momentos que escribo estos renglones, se esta acercando a las orillas de Las Canteras una invasión de estos residuos.

El desarrollo económico es bueno, debe traer calidad de vida como meta principal, pero creo y no queriendo ser pesimista, muy pronto perderemos de vista la Montaña de Arucas, si sigue el mismo camino que la Montaña de Guía o Galdar por sus faldas trepan por la conquista de la cima, bloques de viviendas. O la montaña de la Isleta. Sus aguas fecales en un caso como en otro, tienen buena caída, los de debajo que aguanten.

Por suerte estamos en una isla que esta favorecida por los vientos alisios que nos trae una capa de aire húmedo lo que favorece a nuestra flora y las corrientes del Océano Atlántico que favorece esa temperatura tan especial a la que con orgullo mencionamos siempre que podemos. Ese viento y la acción de la pleamar y bajamar, arrastrará hacia otros parajes menos concurridos tales basuras, lo que no deja de ser una vergüenza para quien así lo permite.

Nuestro parque móvil fruto del desarrollo desenfrenado produce tanta emisión de humos que cuando te adentras por la capital y hace un día de aquellos que la brisa no sopla, solo respiras humos y las hojas de los árboles se deslucen agobiadas por la falta de oxigeno.

Cuando estemos en el Paseo de Las Canteras, cuidémoslo con cariño, que ese paseo que hoy estas recorriendo, recreándote en esa vista del amanecer, medio día o atardecer, sea el inicio de una continuidad de nuestros descendientes. Dejémosles gozar de aquel poco, que una descomunal explotación no supo salvaguardar a tiempo.

Juan Patricio Boza Chirino

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor