Patrocinadores
“Qué inapropiado llamar Tierra a este planeta, cuando es evidente que debería llamarse Océano”. Arthur Clarke

Jueves: preciosas mareas vacías al amanecer y al atardecer. Luna llena 

La historia de un aerogenerador que nunca funcionó

Si alguna vez te has preguntado por el aerogenerador que está en el parque litoral del El Rincón, y que nunca has visto girar, el siguiente texto te aclarará tu duda.

Este molino es uno de los 5 que se instalaron en la ciudad, pero que nunca funcionaron.

En 2010, el gobierno municipal socialista presentó al Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local del Gobierno de España el proyecto de instalar 5 aerogeneradores pequeños en Las Palmas de Gran Canaria para la producción de energía eléctrica y “ahorrar” costes a la ciudadanía. La iniciativa fue aprobada el 22 de febrero y fue dotada con un presupuesto de 193.000 euros.

El ahorro previsto por ciudadano al año del total de la producción procedente de los cinco molinos de viento era de unos 55 céntimos.

Desde el primer momento se comprobó que la historia de los aerogeneradores no iba a fluir.

El Ayuntamiento de entonces encargó a la ULPGC un estudio para determinar cuáles eran los puntos más idóneos para colocarlos, un informe que vio la luz bajo el título “Estudio previo para una experiencia piloto de aprovechamiento de energía eólica en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria”. La ULPGC dictaminó que la zona de Las Coloradas y el área de Jinámar eran los dos puntos más ventosos de Las Palmas de Gran Canaria.

El primero de los molinos que se colocó fue este del parque de El Rincón (Lloret) en el 2010. Los otros vinieron más tarde, en 2011, ya que hubo problemas en su construcción.

El Ayuntamiento quiso poner otro junto al monumento del Atlante, pero el Cabildo de Gran Canaria lo impidió por una posible afectación con la carretera del norte, la GC-2. Los otros 3 iban a estar en las oficinas municipales, Fuente Luminosa y en Las Coloradas.

Por diversos problemas, el Ayuntamiento tuvo que cambiar tres de los cinco emplazamientos previstos inicialmente para los molinos: el de las oficinas municipales, debido a que no se pudo comprobar la resistencia del suelo, se trasladó al El Sebadal; el de la Fuente Luminosa, por motivos de resistencia y de la complejidad de la obra, acabó en el parque de Las Rehoyas, y el de la plaza de La Puntilla, por inconvenientes con el nuevo pavimento fue a parar a El Pambaso, este era el que el Cabildo paró su instalación en la zona del Atlante.

Tras todos estos tropiezos, nada podía salir bien. En 2011 hubo un cambio de color en el Ayuntamiento, el proyecto de los aerogeneradores perdió importancia para el nuevo grupo de gobierno, y una negativa de Industria a conectarlos a la red llevó al final ya conocido: nunca ninguno de los generadores de este conjunto de cinco giró con el viento del Atlántico.

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor