Publicidad
Patrocinador

La playa ⛱️

Ambiente de playa, tarde poco nubosa, calurosa y calimosa. La brisa marina nos alivia del calor.
Publicidad

La difícil convivencia de los vecinos de Puerto-Canteras

Comparte

Alboroto violento en el entorno de la plaza de Farray 📷

Peleas casi a diario, algunos enfrentamientos con armas blancas, gritos y fiestas ruidosas, así como eventos inapropiados en horarios no adecuados, han complicado la convivencia pacífica en el vecindario de Puerto Canteras.

Hay algunos puntos del barrio muy conflictivos.

Los residentes del entorno de la plaza de Farray ya no pueden soportar las situaciones violentas que enfrentan casi a diario debido a la problemática clientela de un local muy conocido.

Recientemente, en la misma calle Portugal, detrás de la “Joya capitalina”, se desató una pelea con cuchillos que dejó alguna persona herida.

En el entorno de la calle Secretario Artiles, algunas vecinas prefieren esperar a que amanezca para salir a la calle.

En algunas noches, especialmente los fines de semana, los gritos y alborotos de algunos juerguistas desenfrenados despiertan a los residentes, tanto a ancianos, adultos como a niños, lo cual resulta inaceptable.

La falta de planificación y gestión para habilitar un lugar apropiado para eventos de gran envergadura en el istmo, que no perturbe el descanso de los vecinos, ha llevado a realizarlos en la plaza de la Música, que no está preparada para tales celebraciones. Con frecuencia, la música de los conciertos resuena con intensidad dentro de las viviendas, lo que dificulta conciliar el sueño.

Los indefensos vecinos, muchas familias que han residido en la zona durante generaciones, no pueden comprender la falta de respuesta por parte del ayuntamiento ante la cantidad de ruido y alboroto que tienen que soportar por la noche.

Nunca antes la autoridad, en este caso la policía local, había mostrado una actitud tan pasota. Parece como si no existieran, olvidando que el escándalo público está sujeto a sanciones.

La Policía Local de Las Palmas de Gran Canaria sigue perdiendo popularidad entre el vecindario debido a su actitud.

 



Los políticos, los gestores que gobiernan, tienen una lista de posibles excusas. Cuando los vecinos les preguntan sobre las soluciones a las peleas y alborotos, pueden responder con cualquiera de ellas, ya sea mencionando la existencia de cámaras, lo cual es falso, o afirmando que la policía está tomando medidas, lo que es aún más inexacto. Un titular positivo en un medio generalista contrarresta la realidad y las protestas vecinales: en la actualidad, la convivencia tranquila en algunos puntos de Puerto-Canteras es una utopía.

Por último, mencionemos a los incívicos, aquellos vecinos de la ciudad que no respetan las mínimas normas de convivencia: orinan en cualquier rincón, arrojan basura a las calles a pesar de tener una papelera cerca y no recogen adecuadamente los excrementos de sus mascotas. ¿Nunca antes se había visto tanta falta de civismo en los barrios que dan a la playa de Las Canteras?

En España, el “escándalo público” no se considera un delito en sí mismo en el Código Penal. Sin embargo, algunas acciones que podrían considerarse como escándalo público pueden estar relacionadas con otros delitos o infracciones, como la perturbación del orden público, la alteración del descanso de los vecinos, el incumplimiento de normativas locales sobre ruido y disturbios, entre otros. Estos actos pueden estar sujetos a sanciones y multas de acuerdo con las leyes y regulaciones locales.

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicidad
error: Este contenido está protegido con derechos de autor