“Cuando dos caminos se separan… toma aquel que se dirija a la playa”. Hannah McKinnon

Algo nuboso, temperaturas agradables

Todo listo en el Roque Matavinos o Cabrón para que aniden los charranes

Pascual trabajando sobrel el Roque Matvinos

Tras la descarga sobre la peña del Cabrón – con la ayuda del helicóptero de “Emergencias” del Gobierno de Canarias-  de los materiales necesarios para culminar el acondicionamiento, el biólogo Pascual Calabuig y Norbe Cabrera accedieron al roquete para habilitar definitivamente la zona donde se pretende que los charranes aniden en primavera.

El lugar, aislado de la presencia humana, será un santuario donde estas aves y sus polluelos se sentirán seguras

Los trabajos han consistido en allanar unos metros de la superficie de la roca con picón e instalarles unas cuevitas para que los huevos o los jóvenes polluelos estén protegidos de sus depredadores naturales como son, por ejemplo, las gaviotas patamarillas. Dichas cavidades, colocadas en el roque a sotavento del embate de las olas, servirán también para proteger a las aves del oleaje cuando azoten en la bahía confitalera fuertes temporales.

La presencia humana en diferentes puntos de El Confital y otros lugares del entorno de Las Canteras donde anteriormente anidaban se lo ha puesto difícil a estas aves migratorias incluidas en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas. En el Puerto de La Luz, y gracias a la colaboración de la Autoridad Portuaria, también se han preparado algunas estructuras donde pueden criar a sus polluelos.

Los garajaos o charranes comunes (Sterna hirundo) son aves migratorias. Suelen aparecer por nuestra playa en primavera y verano, principalmente camino de Europa para nidificar tras pasar el invierno en África. Antes se veían bastantes parejas anidar en Las Canteras pero la presión humana hizo que buscaran sitios más tranquilos, con la creación de esta reserva para estas aves en el roque Matavinos se pretende que se animen de nuevo a criar en la Bahía de El Confital. Los “garajaos” son muy fieles a sus parejas, defendiendo su nido con gran determinación.

El charrán común sobrevuela el mar buscando longorones o pequeños peces, mientras chirrían su característico “kik.kik.kik”.

 

Cuando localiza algún pez en la superficie cae en picado sobre su futura víctima. Es un pescador infalible.

 

Un charrán común o garajao pescando en Las Canteras

Si anidan en una embarcación, los marineros tendrán muchos problemas para embarcarse, recibiendo multitud de picotazos de los protectores padres.

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor