Combatir el cáncer con algas canarias

El auge de la biotecnología está teniendo increíbles resultados. Y Canarias es una increíble fuente de biotecnología útil. Un ejemplo clarísimo lo podemos encontrar con Sphaerococcus sp., un alga típica de la vida marina canaria. Entre las moléculas que le dan color encontramos sustancias capaces, incluso, de frenar los estragos del cáncer de mama. Con este tipo de moléculas trabaja el Centro Atlántico del Medicamento (Ceamed), buscando soluciones canarias a algunos de los problemas más graves del momento.

Contra el cáncer de mama triple negativo

Estos tipos de cáncer «[…] suelen darse en mujeres jóvenes y tiene un pronóstico malo porque no tiene un tratamiento específico para ellos”, explicaba para la prensa Nicolás Díaz Chico, profesor emérito de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y presidente del Ceamed. Se refiere al cáncer de mama triple negativo, que se denomina así por ser un tipo de cáncer de mama que no tiene ninguno de los receptores que por lo general se encuentran en estos tumores.

Estos receptores son moléculas empleadas para identificar a las células tumorales. Precisamente, el hecho de que no los tenga hace un poco más difícil combatirlo. Según la American Cancer Society, la tasa de supervivencia relativa a cinco años de las mujeres diagnosticadas con este cáncer varía entre el 91% y el 11%. Esta horquilla, aunque grande, indica que para las pacientes con el cáncer más agresivo y menos localizado, los tratamientos son esenciales para maximizar la esperanza de vida.

 

  • El cáncer de mama triple negativo se denomina así por ser un tipo de cáncer de mama que no tiene ninguno de los receptores que por lo general se encuentran en este tipo de tumores

Dichos tratamientos pasan por la cirugía, la radioterapia o la quimioterapia. En el último caso es donde entran las moléculas como la encontrada por el Ceamed. Estas moléculas, como ahora veremos, pueden ayudar a reducir la agresividad del tumor, aumentando la esperanza y la calidad de vida de las personas que lo padecen. ¿De qué moléculas hablamos y cómo funcionan?

Inhibidores STAT3, o el secreto de las algas

Statinib es el nombre con el que el equipo canario ha bautizado a uno de los miembros de la familia de las moléculas inhibidoras de STAT3.Esta proteína promueve la transcripción del material genético. Esto, en sí mismo, no es un problema. Sin embargo, las STAT3 pueden provocar mutaciones imprevistas cuando comienza a hacer su papel de forma excesiva, en un fenómeno que se denomina activación constitutiva.

Estos casos se asocian a la aparición de diversos tipos de cáncer, entre los que se encuentran el cáncer de mama triple negativo del que hablábamos. Para evitarlo, moléculas como la statinib inhiben la acción de estas proteínas causantes del cáncer.

Lo que hacen, básicamente, es impedir que las STAT3 promuevan esta transcripción de manera constitutiva, sin parar, «interponiéndose» entre la proteína y el material genético. De esta forma se evita que se produzcan más mutaciones descontroladas. Como se ha observado, esto ayuda a reducir la incidencia de cáncer, especialmente del triple negativo de mama.

 

  • Statinib es el nombre con el que el equipo canario ha bautizado a uno de los miembros de la familia de las moléculas inhibidoras de STAT3

 

Por el momento, el uso de esta statinib todavía está en fase de investigación, aunque los resultados obtenidos hasta la fecha son muy prometedores. “Ahora mismo, por ejemplo, a las mujeres que tienen cáncer de mama triple negativo les dan con lo que tienen, que son fármacos inespecíficos, quimioterápicos a los que no siempre responden, y son bastante tóxicos”, explicaba para la prensa Díaz Chico. Para reducir los efectos secundarios y aumentar su eficacia, esta molécula podría a mejorar el tratamiento en mujeres con abundante STAT3.

 

Canarias está llena de moléculas

Si hay una cosa clara es que el mar que circunda Canarias es un auténtico laboratorio natural, lleno de sustancias capaces de ayudarnos a combatir enfermedades y problemas de todo tipo. Por esta misma razón, proyectos como la Red de Excelencia en Biotecnología Azul centra sus miras en las islas. También es el contexto perfecto para la aparición de iniciativas como el Ceamed. Las aplicaciones más extraordinarias, como ATICCuA, que une el Internet de las Cosas (IoT) con las ventajas que traen las microalgas, demuestran el increíble potencial existente en las aguas canarias.

  • Si hay una cosa clara es que el mar que circunda Canarias es un auténtico laboratorio natural, lleno de sustancias capaces de ayudarnos a combatir enfermedades y problemas de todo tipo

En los centros como Ceamed se trabaja descubriendo nuevas moléculas y aplicaciones, en colaboración con todo tipo de instituciones: hospitales, universidades, empresas privadas… El objetivo es identificarlas y encontrar sus mejores usos. Gracias a estas, los tratamientos contra el cáncer y otras enfermedades pueden contar con armas procedentes de la naturaleza y que son de una eficacia sorprendente.

Y están ahí, escondidas en las plantas y animales de Canarias, entre otros muchos sitios, esperando a que las encontremos. Estos ejemplos demuestran que la biotecnología sigue siendo una de las mejores apuestas para la salud humana del futuro. ¿Cuál será la siguiente sorpresa que nos tiene preparada esta disciplina?

CienciaCanaria©

Otros posts relacionados

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate