Adiós a la peña de El Piano

Una de las rocas más emblemáticas de El Charcón, el Piano, ha perdido su curiosa forma por el embate continuado de las olas.

Hace 50 años o más la chiquillería de entonces la usaba para lanzarse de cabeza y nadar hasta el otro extremo de esta laguna natural, convirtiendo El Charcón en una piscina para iniciarse en la práctica de la natación.

La misma naturaleza que creó -hace cientos o miles de años- su forma de piano de cola la ha terminado modificando para siempre.

Sergio Maccanti fue quien se dio cuenta de la metamorfosis rocosa. Para él la peña de El Piano era un icono de su querida playa de Las Canteras. Su tristeza era palpable, más cuando esta misma roca fue testigo de los juegos y nadadas de su padre con sus colegas allá por la década de los cincuenta. Varias generaciones de playeros han admirado la forma de esta roca: un piano rocoso que se ha perdido para siempre.

En la foto del “antes y después ” se pueden apreciar los brutales cambios en la forma de roca. Solo nos queda el alma de El Piano.

 

Antes (arriba) y después.

 

Al parecer El Piano se partió en su base y cayó hacia el lado de la Peña la Vieja. En la foto submarina se aprecia su parte caída.

 

Otros posts relacionados

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate