Cuando un grupo de calderones varó en la Cicer

Testimonio de Paco Bello, presidente de la A.V. La Barra

Martes 18 de julio de 1984. 

…sobre las cinco de la tarde me llaman a casa y me dicen que por la Cicer había un grupo de ballenas. Allí nos encontramos con un gran gentío que esperaba ver lo que ocurría. Más tarde, una de las ballenas, un macho enfermo, varaba en la orilla. Medía 4,55 metros y un peso de aproximadamente dos mil kilos. Era el único macho de este grupo de calderones de seis miembros, cinco hembras adultas y una cría de dos metros.
Según decían los entendidos, al morir el macho, que era el guía de la manada, el resto le siguió hasta intentar morir todos en la orilla de la playa.
Durante doce horas, los ecologistas Tony Chacón, Antonio Cardona y el biólogo Luis Felipe López, estuvieron dirigiendo la maniobra para salvar a estas seis ballenas.
Se avisó a todas las autoridades, pero ninguna apareció. Sólo la Policía Municipal y los Bomberos, para llevarse al cetáceo ya muerto.
Unas doscientas personas, entre ecologistas y vecinos, fueron los que salvaron a las ballenas de una muerte segura.
Hasta las cinco de la mañana estuvimos trabajando, fue una noche de mugidos y de sangre, ya que las ballenas varaban sobre las peñas y se hacían grandes cortes, por donde sangraban y salpicaban a todos los presentes. No sé de dónde pudo la gente sacar tantas fuerzas, pues tenían que arrastrar al mar a estos animales que pesaban toneladas.
Al final, las pudimos agrupar, y unos cincuenta jóvenes valientes fueron chapoteando el agua y nadando entre ellas, hasta dirigirlas a la boca de La Barra por donde pudieron salir.
Como anécdota, recuerdo que algunos jóvenes se montaron encima de estos bellos y pacíficos animales, sin ningún problema.
Esa noche, sólo pedíamos un par de barcos o unos botes, pero nada, nuestras autoridades no quisieron enterarse del problema, mejor era dormir.
Aquí, en Las Canteras, la operación del rescate de las ballenas hubiera sido muy fácil si nuestras autoridades hubieran colaborado, los animales no hubieran sufrido y los ecologistas y vecinos no hubieran estado expuestos a un grave accidente…

 

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate