Patrocinador
Publicidad

Sábado: en principio, se pueden abrir grandes claros

Tony Gallardo, 20 años ya

Comparte

Escultor, activista social, luchador antifranquista, deportista. Se cumplen 20 años de la muerte de Tony Gallardo (Las Palmas de Gran Canaria, 1929-1996), protagonista en muchos sitios, pero sobre todo en Las Canteras.

Su viuda, Mela Campos, habla del que fue el amor de su vida pocos días antes del aniversario de su partida, sentada en un banco del paseo por la Peña de la Vieja, justo al lado de la escalera que tantas veces bajaron juntos.

Mela habla de los mil tonys, porque el escultor podía muy bien coger un megáfono y organizar a los surfistas de la Cícer contra el espigón semisumergido que quisieron construirles,  liderar el PCE canario en la clandestinidad e ir a la cárcel por ello, participar en el campeonato de España de natación y, desde luego, ser fiel a una vocación artística que se refleja a lo lejos, en el Atlante, hito también de Las Canteras.

“Él estaba muy contento del Atlante, trabajó mucho. Yo (cuando lo estaba haciendo) soñaba que se caía por el acantilado … No es fácil lo que él hacía. Siempre iba a lo más difícil. ¿Tú sabes lo que es engarzar toda esa piedra para hacer el culillo, la coleta? Era muy difícil. Todo el mundo dice que si es su retrato, porque fue uno de los primeros que llevó coleta. A él le gustaba retratarse, en el Monumento a la Constitución estamos los dos  (…)”

Durante más de medio siglo Tony y Mela, Mela y Tony formaron una pareja rotunda, que empezó en Las Canteras.

TAR_6146

“Mi familia vivía en Punta Brava, entonces no había paseo y la marea alta le daba la vuelta a la casa. Estudiamos en el Viera y Clavijo, en el femenino, que estaba en Playa Chica. Íbamos a clase por la orilla, pisando las montañas de seba”.

La familia Gallardo vivía en la calle Juan de Miranda, ya en la Playa Grande. Tony y su hermano José Luis frecuentan un grupo en el que están Martín Chirino, Manolo Fabre, Juan y Vicente García, Héctor Lopez, Manolo Millares, Arturo Maccanti, Manolo Campos, Juani Gallegos José Mª Benítez ….

“Tony pertenecía a la pandilla de nadadores y se reunía también con los artistas. Eran guapísimos todos. Hacían el maratón: salían del Victoria corriendo por la orilla hasta Punta Brava, cruzaban a la barra y corrían por la barra hasta el Victoria de nuevo … Tony ganó el primero, yo tengo el trofeo”.

Cinco años de novios.

“Íbamos juntos por la playa al cine Millares y a lo mejor me ponía el brazo por encima, y yo le decía: quita, quita, que viene mi hermano”.

Y 40 años de matrimonio

“Nos casamos en el 56. Después empezaron también las reuniones con intelectuales, con Elvireta Escobio y Manolo Millares, Manolo Padorno … El compromiso político  surge en Venezuela”.

Mela se deja llevar y, entre ella y nosotros, nos perdemos por los entresijos de sus recuerdos. Hablamos de la vocación artística, de la experiencia de la cárcel en el franquismo, la caída de Sardina, el encierro de mujeres en la catedral, la vida en Madrid y en Venezuela, de la incertidumbre económica y del amor.

“Él fue todo para mí. Él contaba conmigo para todo, y yo con él. Si había que cargar piedras,allí estábamos mis hijos y yo.  Ellos manejando la grúa, yo puliendo callaos. Todos colaborábamos en el arte de Tony Gallardo”.

El escultor vivió toda la vida fascinado por las piedras. La de Ayagaure, la de Tejeda, la volcánicas de La Isleta, los callaos. “Era amor a la piedra, desde luego. La bañera de mi apartamento estaba llena de callaos en remojo para que saliera el salitre. Nos duchábamos pisando callaos. Y cuando descubrió San Felipe, aquel ruido que hacía la marea al retirarse”.

“Vivir con un artista no es fácil porque tienes que estar  involucrada , él está en su obra y tu tienes que estar allanándole el camino”. 

Mela Campos sigue ligada a Las Canteras, con la que tiene tanta complicidad que  hasta huele la marea vacía desde casa. De niña recuerda juegos que después quiso inculcar a sus nietos: “A las casitas en la arena, al clavo, al morro caído (con una piedra grande y una chiquitita)  a la piedra movida (con un montoncito)”.

A la derecha según se mira desde el lugar en el que hablamos está El Charcón, donde se bañaba con Tony, el mismo sitio donde él entrenaba en su época de nadador acérrimo. En todo hay recuerdos.

“En el arte de Tony la playa es fundamental, la experiencia de la playa. Y la relación conmigo es precisamente de vernos para acá y para allá, nosotras con el uniforme del colegio caminando por la playa. Nos quitábamos los zapatos y seguíamos por la arena: toda la playa era para nosotros”.

Para terminar una cita y un deseo.

La cita: El 27 de julio, aniversario de la muerte del artista, se presenta el libro Anotaciones en torno a la piedra, la identidad y el paisaje, editado por el Cabildo con la colaboración de la familia. Reúne artículos y dibujos del escultor. En el CAAM, a las 19:30 horas.

El deseo: Mela Campos reclama la rehabilitación y puesta en uso del Jardín Tony Gallardo de Maspalomas. “Es una maravilla, me gustaría verlo antes de morir, que lo rehabilitaran y ver que la gente lo disfruta. Para eso lo hizo,para que lo abrieran al público”.

Para saber más sobre Tony Gallardo

Tony saltando desde la Peña la Vieja
Tony saltando desde la Peña la Vieja

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor