Publicidad
Patrocinador

Domingo: vuelve la panza de burro. Cuidado con el mar a marea llena. Luna llena
Publicidad

Opinión: Las Canteras, una joya que necesita esplendor por José M. Balbuena Castellano

Comparte

De vez en cuando me inclino a escribir sobre lo que considero “La Joya de la Corona” de la ciudad de Las Palmas. Tiene su encanto, su atractivo y un ambiente festivo e internacional, casi continuo. Me refiero, claro está, a la Playa de las Canteras y su avenida. Podemos realizar un largo recorrido, bien por la arena, o por piso firme, partiendo de la Plaza de la Música y de la Sociedad Filarmónica de Las Palmas, en la parte oeste del Auditorio Alfredo Kraus, hasta llegar a la Plaza de la Puntilla, aunque los más osados y con ganas de marcha pueden continuar hasta la entrada del Confital. El Auditorio constituye todo un acierto, ya que en él desarrollan numerosos acontecimientos artísticos y musicales durante todo el año y además constituye un homenaje permanente al gran tenor Kraus, hijo predilecto de Las Palmas. Por si alguno lo había olvidado, está también para recordárselo la gran estatua del cantante mirando hacia el poniente.

Un recorrido, que puede realizarse al ritmo que cada cual le imponga, en el que se van sucediendo estatuas, bustos, plazoletas, dedicados a personajes conocidos por todos. Se levantan hoteles, apartamentos y restaurantes, de todo tipo y gustos, que se alinean con los cuatro arcos que tiene Las Canteras. En la playa se practican varios deportes marítimos o terrestres. Estos últimos en la zona fijada para eso. El tramo más cercano al Auditorio, donde el océano está más abierto por la carencia de o disminución de la Barra que protege a Las Canteras, se dedica a la practica del surf, o al aprendizaje del manejo de estas tablas que se deslizan sobre las olas, que incluso atrae a muchos practicantes, algunos de ellos internacionales. Más hacia el norte, el agua se convierte en una tranquila piscina, en la bajamar, lo que facilita otras actividades acuáticas y alejan el peligro para los niños a adultos que aprender a nadar. No olviden de mirar las rocas que surgen aquí y allá, entre ellas la famosa Peña de la Vieja, o esa Barra que invita a llegar hasta el lugar donde se ubica y a a pasear por encima de ella.

En esta playa hay competiciones de surf, travesías y diversos entretenimientos para todos los gustos. Paso a paso, braza a braza, podemos alcanzar el extremo norte de la playa, donde se hallan varadas o ancladas las barcas de los pescadores, hasta la plaza donde la estatua del pescador Casalla lanza su caña de pescar. En el largo paseo iremos distinguiendo a personajes locales a los que se le ha erigido un busto, una estatua o colocado el nombre de una plazoleta. El Paseo o la arena es el recorrido diario de muchos corredores o simples caminantes.

Las Canteras se encovierte a veces en un punto de encuentro de miles de ciudadanos. Hasta cien mil personas se congregan allí para presenciar fuegos artificiales -en la Noche de San Juan- o cualquir evento importante, como recibir un nuevo año. Es algo que no se olvida fácilmente. Como tampoco se olvida que nuestra gente, al menos la mayoría, va cuidando cada vez más el entorno de un lugar que se lo merece. Siempre habrá alguna excepción o alguien que no ha aprendido la lección sobre lo que significa la educación, la buena convivencia, el respetar y cuidar el medio ambiente, lo que la naturaleza nos ha dado, o lo que muchos próceres han construido y mantenido para deleite de todos.

Tengo una lista larga de personas conocidas que son asiduos y yo diría, enamorados de la, playa de Las Canteras y aledaños, pero comprenderán que no puedo referirme a todas ellas en un simple artículo. Tendría que escribir un libro, o quizás varios, sobre este tema. A muchos de ellos me los encuentro en mis diarios paseos por la playa. Entre ellos, Vicente García, un veterano de la natación y otras actividades deportivas, que numerosas veces ha participado en las travesías colectivas, tanto aquí como en La Graciosa. Vicente es una excelente persona y también compañero en muchas ocasiones de las caminatas que hemos realizado en esta isla o en otras del archipiélago. Le cabe el honor también de ser uno de los fundadores del Club Montañero Gran Canaria, y, si les hace falta, seguramente también se prestará a tocarles la guitarra… En mi último encuentro con él en el Paseo de Las Canteras se hallaba con su esposa, charlando con otro amigo común, Tino Armas y su hija. Tino fue compañero mío en La Provincia y está está íntimamente vinculado a la playa de Las Canteras. Puso en funcionamiento la webmastermiplayadelascanteras.com. En esa página se puede consultar lo habido y por haber sobre “nuestra playa” de las Canteras y admirar sus fotos.

Si escribo sobre Las Canteras debo mencionar a la que más de una vez atendí cuando yo era redactor de La Provincia. Me refiero a Lucrecia López, que es la presidenta de la Asociación de Amigos de Las Canteras…Veo a veces pasear por allí al escritor Víctor Ramírez, al José Ramón Buigues y su esposa Julia, al “ibérico” Juan Félix Pacheco, a Manolo Martel, otro ibérico canario. Un personaje canterano es Pacuco Bello, entusiasta de esta playa, para la que pide que se declare ”Reserva Natural”. Lo que no sé es si ese nombramiento sería compatible con el hecho de que la gente pueda bañarse ahí. Pregunto.

Al pasear por la Avenida playera se encontrarán con plazoletas como la de los Jardines del Atlántico, que está al lado de la estatua de Kraus. Después la dedicada al aviador francés Leonce Garnier que realizó el primer vuelo a Canarias el l3 de abril de 1913. La placa que allí figura, colocada por el Ayuntamiento, fue auspiciada por la Sociedad Económica de Amigos del País de Las Palmas. Aparte de la de Kraus, son recordados también, en bustos o estatuas, el compositor Sindo Saavedra, el tenor Suso Mariategui, el poeta Saulo Torón, el doctor Bartolomé Apolinario Macías, (fundador de la Clínica San José) el diputado Luis Morote Greus, (1862-1913) al final de su calle, y Pepe Gonçalves, fundador del Club Victoria. Hay una estatua dedicada a Mary Sánchez, al final de la calle Salvador Cuyas. En cuanto a plazoletas, además de las ya nombradas, tenemos la de Fernando Sagaseta de Ilurdoz Cabrera, la trapecista Pinito del Oro, la de María Mérida o la de Saulo Torón, la del acuarelista Pablo Martín Madera y la del alcalde Fernando Ortiz Wiot. Nuestro compañero Alfonso O,Shanahan posee también allí su calle, muy cerca del Auditorio.

La avenida dispone de lugares de ocio y deportes. Tenemos, además una biblioteca, (Josefina de la Torre) y la denominada Ciudad del Mar, “un moderno espacio vitalizado de cohesión social para amantes de los deportes”. Van surgiendo gimnasios, piscinas, miradores, puentes y supongo que todo lo que se tiene previsto hacer en el antiguo solar de la CICER. El Paseo de Las Canteras es tan largo que tiene tramos con distinto nombre. Por ejemplo, uno dedicado al poeta Manuel Padorno (a quien, por cierto entrevisté una vez en esta avenida) y otro, al doctor Apolinario. En algunos de los tramos del Paseo se contemplan algunos murales muy bien pintados, y en la plaza de La Puntilla está una obra escultórica moderna de César Manrique. Verán artistas ofreciendo sus vistosas esculturas de arena, oirán el sonido de instrumentos de músicos que se ganan la vida deleitando a los paseantes…

Quiero terminar el comentario con otro personaje que ha contribuido a difundir el conocimiento de esta espectacular playa grancanaria y, sobre todo, a refrescar la memoria de los ciudadanos de Las Palmas en sus entrevistas y tertulias. Me refiero al periodista Jorge Alemán, con su emisora de la U.D. Las Palmas. Las personasque acuden a la emisora disfrutan también de la visión de nuestra amada playa, ya que los congrega en el restaurante de la Marinera, en la Plaza de la Puntilla. Aprovecho para felicitar a la Unión Deportiva Las Palmas por su ascenso a la primera división de fútbol. Creo que es ahí donde se merece estar, y deseo que permanezca en ella para siempre.

No dejen de ser asiduos visitantes de esta playa. Aspiren profundamente su aire puro. Paseen por su larga avenida, o por sus rubias arenas. Comtemplen sus fabulosos ocasos, conservenlos en fotografías, envíenlos a sus amigos. Tendrán un recuerdo imborrable. Convivan con la gente venida de todas las partes del mundo en este “meeting point” internacional. Abran sus brazos, denles su bienvenida.

José M. Balbuena Castellano.

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor