“Cuando dos caminos se separan… toma aquel que se dirija a la playa”. Hannah McKinnon

Lunes: ambiente nuboso y tranquilo

Editorial: Ya no hay erizos en La Barra Grande

Aprovechando una bonita marea vacía, gracias a la luna llena de agosto, me acerque a La Barra Grande. Es impresionante ver La Barra Grande en todo su esplendor, pasan los años y uno se queda cada vez más atónito de esta maravilla de la naturaleza ¿ Que seria de la playa de Las Canteras, del istmo, y de nuestra ciudad baja sin nuestras barras protectoras ? pues posiblemente nada. Las barras de nuestra playa no son otra cosa que el extremo de lo que era la playa en la prehistoria, y esta compuesta simplemente de arena compactada. Increíble.

A lo que iba; en la juventud de los que ahora somos cincuentones, y por supuesto las anteriores generaciones, ir a las barras ( Grande, Amarilla y del Centro) era toda una aventura. Parecía que estaban más lejos, y era verdad, el amontonamiento de arena y la bajada del fondo de la dársena por tal acumulación las han puesto más asequibles, sobretodo La Barra Grande. Esta aventura de pisar las barras tenia un riesgo añadido: los erizos de colores, “los buenos”, habían cientos, miles, en todos los charcos podías verlos, de púas largas y de púas cortas ( estos eran mejores para comer) ¿ Que chiquillo de entonces no se lleno de púas en su viaje a La Barra Grande ? pues todos. Era el precio que había que pagar por descubrir este espacio maravilloso, y todos lo pagábamos con “gusto”. Ahora vas a La Barra Grande y casi no los ves. Están en peligro de extinción, y es que desde que se descubrió sus propiedades de engodo para pescar al machacarlos su futuro cambio. La desaparición de los erizos de las barras es otro ejemplo de lo delicado que es nuestro cercano y urbano ecosistema. Nuestra playa de Las Canteras es el gran parque de esta ciudad, cientos de miles de personas lo usan para disfrutar del sol y del mar, la naturaleza nos lo ha dotado de una gran biodiversidad que da gusto verla. Somos afortunados. Cuidémosla.

Erizos, estrellas, vacas, cabozos, etc, han vuelto a sufrir este año el castigo de una horda de niños; y de sus padres, que permiten tal “caza” de estos seres vivos como entrenamiento para sus pequeños seres. Educar a nuestros ciudadanos y proteger a este ecosistema es misión de este Ayuntamiento, más cuando tiene un área de gobierno con el atrayente nombre de “Ciudad de Mar”. Solo espero que la nueva Concejalía de Ciudad de Mar represente con honor a ese nombre y haga todo lo posible para cuidar la fauna que habita en el mar que rodea a esta ciudad. Este rico ecosistema natural y urbano que la naturaleza nos ha dotado y del que todos los que amamos esta playa estamos orgulloso de poseer.

Tino Armas/www.miplayadelascanteras.com

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor