“Cuando dos caminos se separan… toma aquel que se dirija a la playa”. Hannah McKinnon

Viernes: con la brisa del norte llegan las nubes

Plaga de garrapatas.

José M. Balbuena Castellano

Como sé que en los últimos años ha crecido el número de senderistas, y que cada día vemos nuestros barrancos, montes y caminos con personas que realizan esta actividad porque les encanta la naturaleza, y, por consiguiente, se supone que son cuidadosos del medio ambiente, prevengo a los neófitos de ciertos riesgos que deben tener en cuenta.

Aparte de que para caminar se deben llevar unas botas y una vestimenta adecuada, (y chubasqueros, abrigos y gorros en caso de lluvia o frío) y se aconseja también un bastón, se les advierte que es mejor no hacer senderismo solos, sino acompañados, y guiados por personas que conozcan bien las rutas, que las organicen y además, indiquen el grado de dificultad que van a encontrar. No todo el mundo puede hacer montañismo o senderismo si no reúne las condiciones físicas necesarias o sin un cierto entrenamiento.

Ya puestos en camino, quiero advertirles a todos los senderistas que tengan cuidado no se les adhiera un polizón poco recomendable en sus excursiones al campo. Existe una plaga de garrapatas en Gran Canaria (a las que aquí llamamos “carrancios”) que es increíble.

No sé a qué se debe este fenómeno pero por esos senderos de la isla, en los que suele crecer mucho la hierba, están al acecho estos animales dispuestos a hacer de las suyas.

Les explico. La garrapata es un ácaro parásito que explora la piel de muchos animales (y nosotros lo somos, aunque de dos patas) para chuparles la sangre osea, son como los vampiros, las chinches, las pulgas y los mosquitos. Como todos estos animalejos, no nos piden permiso para alojarse y si alguien es invadido por garrapatas puede verse en serias dificultades.Aviso.

Para decirlo en plan fino, les diré que la garrapata es un ectoparásito hematófago, o sea que se alimenta de sangre. Se llenan de sangre hasta hartarse y se hinchan después como panchonas. Lo peor es que tienen unas glándulas que segregan un líquido anticoagulante y los huéspedes no se enteran que tienen una garrapata, o una legión encima.

Se dividen según la consistencia de su tegumento, es decir su piel, que en unas es más dura y en otras más blanda. Existen, por tanto, diversas especies de garrapatas y de variados tamaños. La llamada “ixodes ricinus” es la garrapata común, luego hay otras como la “arga reflexis”, de tegumento blando, que es la que habita en la piel de los pichones

Pero ahí no queda la cosa. Las garrapatas son vectores, o conductores de numerosas enfermedades de tipo microbiano (y no es coña), como la fiebre eritomatosa, ,que ese produce en las Montañas Rocosas, la tularemia, la fiebre de Texas, las fiebres recurrentes, la babesiosis, etc. En esta última, por ejemplo, la enfermedad se manifiesta por ulceración, adenopatías o fiebres altas, entre otros síntomas.

Pero hay otras enfermedades que producen las garrapatas, como el llamado síndorme o enfermedad de Lyme, originada por la “ixodes dammini”,. Produce un eritema infeccioso crónico migrante y que puede desembocar en una poliartritis subaguda o crónica. Ahora que está en auge el Camino de Santiago (a Tunte o a Gáldar) he oído a algunos de estos peregrinos quejarse de que cuando llegaron a esos lugares, estaban cuajados de carrancios. Y, por supuesto, yo como senderista y otros compañeros, hemos tenido también que “desgarrapatarnos” al final de las caminatas.

Se recomienda, pues, después de realizar una caminata, que observen si tienen o no garrapatas encima, porque pueden encontrarse con alguna sorpresa desagradable, sobre todo si llegan a morder en ciertas partes muy sensibles de nuestro cuerpo.

Los perros que viven en las fincas o cuidan ganado suelen tener garrapatas y hay que desalojarlas o el animal sufrirá bastante, pero incluso su pobre chucho doméstico, si se pasea con su amo por el campo, y especialmente donde abunda la hierba, puede llegar a infectarse de estos parásitos. Así que se les recomienda que vigilen a estos animales después de sacarlos al campo, porque incluso las garrapatas pueden adherirse a sus niños pequeños. Las cabras y ovejas son también portadoras de carrancios.

Y ya puestos a ser prácticos, ignoro si la consejería de Medio Ambiente, o la de Agricultura y Ganadería del Cabildo de Gran Canaria, se han percatado de esta plaga de garrapatas existentes en nuestros campos. Y tampoco sé si se están tomando medidas adecuadas para erradicarlas y qué tipo de medidas. Me supongo que habrá que hacerlo de forma que los productos que se utilicen no contaminen la tierra o envenenen a otras especies como aves y animales domésticos. Últimamente se han utilizado herbicidas y productos para combatir las enfermedades de los frutales que han ocasionado la muerte de muchos pájaros, hecho que creo que ya ha sido denunciado.

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor