“En el mar no hay pasado, presente o futuro, sólo paz”. Jacques Cousteau

Panza de burro por la mañana

Caminata en el año 1952 con Don José Carratalá

Foto: Don José Carratalá.

Extracto de unos apuntes tomados ahí más allá, por primavera, en el año 1952. Fueron escritos a la sombra de unos pinos y rodeado por un ensordecedor silencio. Desde muy joven había deseado conocer y caminar por los pinares de Gran Canaria. Era una matraquilla que no me dejaba en paz. Desde nuestra desarbolada Cumbre, en aquellos años, los veía allá lejos pero nunca había tenido ocasión de caminar por ellos. La oportunidad se presentó por medio de D. José Carratalá Tendero, veterano y experimentado montañero, conocedor de los senderos forestales de nuestra isla. Debía de andar por los 60 años y el que suscribe entre 19 y 20. Yo lo veía como una persona mayor. Sin comentarios, porque si no me pierdo la autoestima. Bueno, a lo que iba. Este señor, D. José, me propuso acompañarle en una caminata de 4 días por la Cumbre y por los Pinares de Pajonales, Ojeda e Inagua. Este último nombre siempre me había resultado sugerente y misterioso. Yo vi los cielos abiertos. Como siempre he tenido la costumbre de tomar notas de mis correrías silvestres, me fui a mi viejo e inalámbrico ordenador portátil, el de la tapa de riga, y rebuscando digitalmente encontré los que vienen el caso. El papel ya estaba un poco amarillento-58 años-pero el contenido estaba fresquito. Olían a pinocha y a retama. Apenas desdoblé las cuartillas para recordar este relato, las palabras escritas saltaron alegremente de los viejos papeles. Las mandé a callar y las puse por orden para poder escribirlas con fundamento. Ruego, colegas caminantes, que nos acompañen en esta caminata y así iremos más entretenidos.

"img_40272.3430208333_02

Presa de las Niñas camino de Pajonales.

1º Día.- Cruz de Tejeda- Casa Forestal de Pajonales.

Comenzamos la andadura, subiendo al golpito por la pequeña cuesta que está enfrente del Parador. Degollada de la Becerra- Corral de los Juncos-Zona del Garañón. Atravesamos lo que en la actualidad-2010-es un hermoso bosque de Pinos Canarios. En aquel entonces solo había unos pocos y solitarios árboles. Seguimos hacia el Muro de la Presa de Hornos- Roque del Pino-(con un naciente de agua a la izquierda-todo el camino por senderos-). Degollada de la Goleta, con subida obligada al Nublo. Aserrador. Juncal Alto. Casa Forestal. Señores guardas, Armas y Álvarez. Primera noche.

2º Día.- Casa Forestal de Pajonales- Cortijo de Inagua.

En marcha antes de amanecer, llegando a la Cruz de las Huesitas, oscuro todavía y despertamos del todo junto con el Pinar. La sensación de sentires y soledades eran más acentuados que en la actualidad, al no haber pistas forestales. Llegamos al pié del Morro de la Negra tomándonos allí un vigorizante y seco desayuno, acompañado de un buchito de café que nos supo a gloria. Adelante. A la izquierda la Montaña Solapos de la Carnicería-solapos son unos enormes lajones superpuestos, como las tejas, más o menos. Más adelante, dejamos a nuestra izquierda la bajada por el Risco Colorado. Bordeamos la Montaña de Alsándara-una buena infusión de esta planta, fortalece el corazón y calma los nervios-. Montaña de las Yescas, llegando a la Agujerada. Bajamos en dirección al Vivero de Lina, y más o menos a la mitad del camino, giramos a la izquierda atravesando la Hoya de los Poleos, que nos obsequió con gratificantes olores, y además tan buena que es esta planta, como infusión, para las cosas del estomago. Noche en el Cortijo de Inagua, sobre un buen puñado de pinocha para aliviar los cuadriles.

3º Día.- Cortijo de Inagua- Casa Forestal de Inagua.

Iniciamos el camino hacia el Lomo del Viso. Amaneciendo. Allí subimos a la izquierda y rodeamos la Montaña de Inagua y la de Hornos por los Andenes hasta el Castillete. Caminábamos despacito para que no se acabara pronto. Madre mía, que espectáculo se nos regalaba a la vista. Aquello era más hermoso de lo que había imaginado. No intento describirlo porque son cosas personales e intransferibles. Además, casi todos ustedes han estado por allí. Nos recreábamos con la oferta paisajística que nos brindaban estos silvestres parajes. Decidimos almorzar por aquí, y retrasar la llegada a la Forestal, porque esto es hoy que no es mañana. El recorrido al día siguiente nos resultaría más largo, pero valía la pena hacer estas paradas prolongadas. Del Castillete bajamos a la Forestal. El guarda en aquel entonces era el señor Páis, gallego. Tuvimos una agradable conversa y por la tardecita paseamos por los alrededores. A la hora apropiada nos fuimos al catre, pues el cuarto día iba a ser más bien durillo. De nuevo a dormir contra el suelo en una cueva cercana a la casa. Me vino a la memoria una canción que dice…”de piedra ha de ser la cama”…, pero bien, cuando el cuerpo está un poco “descuajaringado” se queda uno dormido en la flor de un berro.

4º Día.- Casa Forestal de Inagua- San Mateo.

Como uso y costumbre las claras del día nos agarraron caminando. Recomiendo oír el despertar de un Pinar. No sean majaderos y vayan a verlo, sentirlo y oírlo. No lo olvidaran. Seguimos en dirección Este pasando por el cruce del camino que baja de la Agujerada. Atravesamos los barrancos de Ojeda, del Palo y la Cañada del Escobón. Pasamos cerca del Pino de la Hora. A nuestra derecha dejamos una especie de corral o cercado para poner piñas, creo yo. Giramos a la izquierda cruzando un barranquillo con unos enormes lajones en su vértice. Un poco más de marcha y nos encontramos con el camino que baja rentito al Risco Colorado. Por allí cerca hay unas paredes de color verde y canelo, como las de los Azulejos. También vimos el camino que baja a las Ñameritas. Marchando. Morro de la Negra, las Huesitas, Lomo de los Almacenes. Seguimos por el Lomo y al final, el sendero en su último tramo, pasaba pegadito a los Riscos de Chimirique. Este camino estuvo perdido un tiempo y ha sido recuperado por nuestro intrépido equipo de exploradores. Fuimos a parar cerca de donde a veces se ha pernoctado en la Ruta Este-Oeste. Desde aquí un saludo a Manolo Medina, donde quiera que esté, fundador de la misma.

Subimos a la Degollada de la Goleta, Presa de Hornos, Cruz de los Llanos,-donde está el kiosco – y seguimos, siempre por senderos, hasta Cueva Grande, terminando este G.R. en San Mateo. Gracias por acompañarnos.

Vicente García Rodríguez (textos y fotos).

Marzo de 2010.

"img_40272.3434143519_03

Andenes de la Montaña de Inagua.

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor