“Cuando dos caminos se separan… toma aquel que se dirija a la playa”. Hannah McKinnon

Sábado de temperaturas primaverales

Sobre la recuperción del estado natural de la playa de Las Canteras por Peter Ahrend.

Durante los últimos 50 años se han acumulado las arenas que antes encontraban su camino por los arenales hacia el desierto del continente. La urbanización del istmo y del campo dunar que en el se acumulaba ha pasado factura y la playa sé esta inundando de arena amenazando seriamente la estructura natural del enclave.

Hay constancia que hace solo 600 años, la isleta era un islote separado del resto de Gran canaria y que el istmo se creo paulatinamente con la acumulación de arenas y los sedimentos arrastrados por el barranco de la Ballena.

Probablemente el istmo haya surgido periódicamente o no, de la misma manera que las playas de la costa de Bañaderos donde, año si año no, el mar acumula grandes playas que desaparecen después debido a las corrientes marinas y posiblemente a tenues oscilaciones del eje terrestre.

A juzgar por el barro que se encuentra a pocos metros de profundidad en el istmo, en su camino de formar las rocas de arenisca que caracterizan la barra y el subsuelo permite sospechar que, el istmo fue formado en repetidas ocasiones y que termino reapareciendo recientemente hasta el estado actual de la ahora bahía del Confital·.

Estas formaciones rocosas se llegaron a utilizar como cantera para la construcción incluso de la catedral de Santa Ana por lo que “la bahía del arrecife” , que es como se denominaba entonces, pasó a ser “La playa de las canteras” considerada actualmente como una de las más bellas playas urbanas del mundo.

Al no poder acumular las arenas a mayores alturas y poder seguir estas los vientos en su camino natural hacia el desierto debido a la total urbanización del istmo, estas arenas han terminado acumulándose en la playa y debido a la consistencia reciente del istmo han suavizando peligrosamente la vertiente del litoral.

Dado el estado actual del fenómeno, si no se remedia de algún modo, terminará invadiendo totalmente el istmo sobre el que se edifica parte de la capital que originariamente solo tenia 200 metros de ancho en su parte mas estrecha.

En algunos puntos la arena ha enterrado prácticamente ¾ partes del muro de contención que formaba el paseo marítimo que jalona la playa.

Dado que una ola crece proporcionalmente conforme su parte sumergida sea mayor que la distancia del fondo a la superficie del mar, lo que unido a la elevación y alisamiento del fondo marino y la práctica desaparición del muro de contención que formaba la avenida marítima, permite pensar en enormes mareas que invadirán el istmo en los próximos años si se dieran conjunciones de astros mas o menos favorables a tales eventos y todo ello sin considerar aun la subida del nivel del mar debido al probable deshielo polar.

De momento ya no solo se trata del aspecto mas o menos nostálgico estético de la playa sino que esta posibilidad real convierte el fenómeno en un asunto de seguridad ciudadana primordial que no se debiera eludir por las responsabilidades inherentes al hecho de que se veía venir.

En una serie de conversaciones con D. Francisco Bello presidente de la asociación “Playa de las canteras” aprendimos acerca de estudios y desmontes parciales de arena en el pasado.

Nos informa que se han hecho estudios incluso de los sebadales que cubrían el fondo de la bahía que constituían parte del ecosistema marino, ahora prácticamente enterrados.

Se han sugerido estudios sobre las corrientes que bañan estas costas para poder determinar las causas y una posible solución al problema.

Pero todo eso realmente no tiene mucho sentido, las corrientes son las que son y por mucho que sepamos de ellas no podríamos hacer nada salvo construir diques y espigones y meter la playa en una pecera. Salta a la vista que como quiera que sean estas corrientes y como quiera que sea el fondo marino de la bahía, las arenas se acumulan en esta parte del litoral apaisando al fondo marino facilitando así el camino del mar a fluir por donde siempre lo hizo y ya saben, volverá a hacer.

Entre la puntilla y el Auditorio se han acumulado unos 750.000 metros cúbicos de arena, unos 41 metros cúbicos de arena cada día durante 50 años. Con un peso de unos 1800 kilos por metro cúbico de arena húmeda habría que sacar un total de 1.350.000.000 kilos de arena. O sea, cinco súper petroleros llenos.

Un camión grande normal puede transportar unos 20.000 Kg (Los hay de 400.000 pero romperían las carreteras) por lo que habría que desmontar unos 67.500 camiones de arena lo que a 14 (10+4) camiones diarios tardaría unos 18,4 años.

Toda esa extracción podría efectuarse en un único punto, en la Cicer, con la marea baja cada día. Cargando 14 remolques de arena húmeda a efectos de que la siguiente marea rellene de nuevo los hoyos creados en la bajamar anterior.

Toda la arena de la playa esta en el fondo de los recipientes comunicantes que forma la bahía por lo que, la arena que se retira de un punto eventualmente absorberá la arena del resto de la playa.

Estos remolques accederían discretamente al punto más lejano posible de la playa y cargados se estacionarían en un sitio estratégico lejos de la playa desde donde unos trompos los irían llevando cada día a algún punto de la costa Sur de la isla o similar en horarios convenientes.

Una vez recuperados los niveles de arena habituales de la playa, bastará retirar diariamente 4 camiones de arena húmeda para estabilizar la playa en fase de mantenimiento

La alcaldía o el cabildo deberán adquirir 14 trailer, un par o tres de trompos y unas excavadoras y crear 10 puestos de trabajo (Conductores, tractoristas etc.) y ponerlos a trabajar con su debido plan de jubilación y se eliminará la amenaza de la misma forma en que se creó, poco a poco. En 18 años quedaría totalmente solucionado y luego bastaría seguir con la fase de mantenimiento.

La edad media del personal que se contrate deberá oscilar sobre los 45 años a efectos de que se jubilen al término de la obra, momento en que la retirada de arena en la fase perenne de mantenimiento se podría asignar a la concejalia de parques y jardines o similar.

Total, han hecho falta 50 años para crear este desastre, no se pretenda repararlo de hoy para mañana. Con tranquilidad, sin prisas, con un plan y claro, sin pausas.

El costo actual total de esta operación (la compra del equipamiento y sueldos de 2000 € mensuales) asciende a unos 7000.000 € para todo el proceso.

El proyecto que se va a ejecutar en Julio ? de 2009 esta presupuestado en unos 2.000.000 € y solo retira 40.000 toneladas de arena seca de las zonas de más concurrencia de publico usuario, lo cual prácticamente equivale a acondicionar los puestos de las hamacas y de ninguna manera acomete la solución definitiva del problema a largo plazo.

Si el desmonte de 40.000 toneladas de arena seca va a costar 2000.000 € el desmonte de las 750.000 toneladas necesarias costaría unos 40.000.000 € aparte de las obras, los ruidos, el afeamiento de la zona turística principal, él trafico etc. durante años, tendrá un impacto ambiental muy adverso, aparte de temporales irregularidades en la superficie de la playa, todo sin ninguna necesidad y a seis veces el costo real.

La obra que se va a acometer próximamente, solo logra un acondicionamiento prácticamente estético a un costo desproporcionado (a 1000 € por camión de arena) y es desde un punto de vista técnico y medio ambiental, poco riguroso.

Naturalmente el proceso se podría acometer también en plan industrial, con una draga con una capacidad de 700 Toneladas hora y unas gabarras de fondo abatible, con una capacidad de carga de 1000 toneladas. El asunto cambiario muchísimo y asumiendo que se cargaran 4 gabarras todos los días, se tardaría un año asumiendo que las gabarras pudieran dar la vuelta a la isleta y volver cada día.

No bastante, el dragado tendría un impacto devastador sobre el ecosistema marino y no permitiría detectar a tiempo el efecto total sobre la zona.

De todo lo cual se deduce que el sistema que se propone logra los ya urgentes objetivos mencionados a un costo y con un impacto medio ambiental y marino mínimos.

Mediante la paulatina retirada de arena acumulada por las obras del hombre, el impacto ambiental seria mínimo ya que todo lo que se hace no es mas que reabrir el camino natural de la arena a “otra parte” y permitiría que el mar mismo curase la bahía restaurando así, con cuidado, la playa a su ultimo estado natural bueno conocido.

Una ventaja adicional del sistema que se propone consiste en que: pasados unos años y después de cada “marea del Pino” se podrá evaluar el progreso del proceso y ajustar el ritmo del desmonte conforme se demostrase necesario con la tranquilidad de saber que solo y simplemente se invierte un proceso de una forma segura, con una repercusión mínima sobre el enclave y con la palanca de mando en la mano que permitirá modificar la trayectoria del proyecto para poder ajustarlo al ritmo de “respiración” de la playa. Los muros de la avenida volverían a asumir su función de muros de contención, se podría volver a nado a la barra chica y los chiquillos se volverían a tirar de cabeza del muro Marrero siempre y cuando, claro, no anduviese por ahí er municipa… y si ese es el estado natural bueno que se desea.

Incluso se podría acumular la arena en un sitio intermedio a su ubicación final a efectos de crear un “acumulador” bidireccional desde donde rescatar la arena en un caso necesario.

Al final resulta que bastarían unas maquinas, un par de familias dedicadas, un presupuesto fraccionado mínimo, la fuerza de la gravedad, un sistema informático simple con un calendario de actuación preprogramado y una voluntad política libre de asuntos no pertinentes para arrancar el proyecto, conforme se debiera, de inmediato.

RESUMEN:

img_39897.0603472222_03 /></p>
<p style=Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor