Amor de madre

La mamá pulpa literalmente muere de amor por sus huevitos

La hembra de pulpo es una súper madre. Tras ser copulada por el pulpo macho su destino es refugiarse en una cueva y cuidar de su descendencia hasta que los miles de huevos eclosionan ( las hembras producen entre 120.000 y 400.000 huevos).

Tras la eclosión la hembra frecuentemente muere ya que solo vive para oxigenar la cueva y defender sus huevos de los depredadores. 

Entre 30 y 70 días (tiempo de duración media de las puestas) sin alimentarse, siempre en guardia dentro de su cuevita.

 

 

El pulpo (Octopus vulgaris) tiene una reproducción sexual con la participación de los dos progenitores (hace poco se descubrió que tienen paternidad múltiple) en donde los machos copulan a las hembras gracias a un rejo (tercero por la derecha) llamado hectocótilo. A través de este rejo reproductor los espermatóforos (una especie de cápsulas con los espermatozoides) viajan hasta la cavidad paleal de la hembra.

Por esta razón es muy difícil ver un pulpo hembra, muchas mueren tras el nacimiento de sus hijitos. Para diferenciar machos y hembras, como podemos ver, las hembras no tendrán ese rejo específico, el hectocótilo.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate