“En el mar no hay pasado, presente o futuro, sólo paz”. Jacques Cousteau

Sábado: aumentará la intensidad de la calima

Cuando el guirre volaba en la Bahía de El Confital

El guirre o alimoche canario es el único buitre que vive en las Islas Canarias. Se trata de una rapaz carroñera, cuya dieta se basa principalmente en cadáveres de ganado y pequeños animales muertos, además de otros restos como basuras y excrementos. Antiguamente era la rapaz diurna más abundante del archipiélago, siendo las poblaciones más numerosas las de Gran Canaria y Tenerife, mientras que en Fuerteventura y Lanzarote se les consideraba comunes, aunque sin llegar a tan altas densidades. En La Gomera se citaba como escaso, y en el pasado quizá pudo haber existido en El Hierro y La Palma”

“Única rapaz carroñera de Canarias, limpia el campo de animales muertos, evitando así la propagación de enfermedades. En Fuerteventura tiene además una gran importancia cultural. Muchas leyendas sobre este pequeño buitre, transmitidas por la tradición oral desde hace siglos, evidencian la consideración de ave sagrada que, sin duda, tuvo entre “los majos” antes de la llegada de los primeros europeos a estas tierras. Una de ellas, relacionada con el mito del Ave Fénix, asegura que cuando sienten la muerte, vuelan hacia el cielo y se desvanecen en el aire.”

Especie considerada “EN PELIGRO DE EXTINCIÓN” en el Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias. Fuerteventura es el último refugio canario de los guirres. Hace más de 15 años se extinguieron las poblaciones de Gran Canaria y Tenerife. Actualmente solo quedan menos de 150 individuos en Fuerteventura y unas parejas en Lanzarote”

El guirre, ave extinguida en Gran Canaria, sobrevoló la Bahía de El Confital muchos años. Habitaba y anidaba en las cuevas y hendiduras de los riscos que están sobre la zona del Rincón, sobre el grupo de las actuales edificaciones, a la altura del monumento del Atlante. Eran los tiempos de la Peña de la Gaviota y de las grandes factorías de pescado.

"img_41790.9898263889_2

La estancia de esta ave carroñera en los riscos del Rincón se debía principalmente a la facilidad que tenia para obtener comida. La presencia de las factorías y salazones de pescado en la zona (factorías de Lloret y Llinares, Ojeda, Ortuño, Turajo y Beltrán) se lo ponían muy fácil. Bajaban desde sus moradas empicados, planeando con sus grandes alas, en busca de su comida; peces que se ponían a secar o los desperdicios de las factorías.

Su extinción en la Bahía de El Confital fue coincidiendo en el tiempo con su extinción en Gran Canaria. Los últimos guirres desaparecieron del Rincón a principio de los años 60 del siglo pasado, a la vez que iban cerrando las grandes factorías que habían en la zona.

No se descarta que también frecuentaran el otro extremo de la bahía, todos sabemos que hubo factorías y secaderos de pescado en el actual espacio protegido de El Confital.

“El Guirre es un ave de gran tamaño, con casi 1,65 metros de envergadura, una altura de 70 centímetros y dos kilos de peso. Está especializada en comer todo tipo de carroñas, desde insectos, basuras y excrementos, hasta cabras muertas. La silueta del adulto resulta inconfundible, blanca con una amplia banda negra en las alas y la cara amarilla. Los jóvenes son negruzcos, pero su plumaje se va aclarando poco a poco, tardando 5 años en ser igual al de sus padres y poder criar. Ave básicamente migradora, Fuerteventura es uno de los pocos lugares del mundo donde su población es sedentaria. Sin embargo, en invierno pueden llegar a la isla ejemplares africanos o europeos, atraídos por su abundante cabaña ganadera. En esta época gustan de dormir juntos en zonas tranquilas, normalmente en torretas de la luz. Pero a partir de enero comienzan a ocupar sus territorios de cría, haciéndose un pájaro solitario. Suele poner dos huevos en abril, incubados por la pareja durante 42 días. Normalmente sólo sobrevive uno de los pollos, el primero en nacer, que vuela 75 días después, hacia mediados de julio. Tras un corto período de aprendizaje, los jóvenes se independizan por completo de sus padres.”

“Los radicales cambios producidos en la economía canaria, tales como la industrialización, desarrollo turístico, aumento de la población humana, electrificación rural, reducción de la ganadería o el empleo masivo de pesticidas, han llevado a esta especie al borde de la extinción”

Varias fuentes.

Foto portada de: Antonio Rguez. Margalef.

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor