“Cuando dos caminos se separan… toma aquel que se dirija a la playa”. Hannah McKinnon

Domingo de ambiente primaveral: intervalos nubosos

II Travesía de Navidad a nado, Playa de Las Canteras 2007.

Nada hacía presagiar el desenlace final.

Como todos los años, todos los amantes de la natación nos dimos cita en nuestra emblemática Playa de Las Canteras para realizar la II Travesía a nado, Playa de Las Canteras 2007, promovida por nuestro Ayuntamiento capitalino. Un total de 200 inscripciones completaba el número máximo de participantes, cupo que quedó cerrado unos días antes de la prueba.

Los preparativos se llevaron a cabo con orden y rapidez: comprobación de inscripciones, entrega de gorros y dorsales así como la foto del nutrido grupo de nadadores, teniendo por fondo el árbol de Navidad. Otra foto del grupo junto al Muro Marrero antes de lanzarnos al agua, también quedará siempre en el recuerdo.

El Director de la prueba, antes de tocar el silbato, anunciador de la salida, nos recordó que la prueba tenía carácter participativo y no competitivo y que una vez concluida, degustaríamos una paella en la zona de la Puntilla.

Fue la mañana del sábado, día 29 de diciembre. Nos lanzamos al agua a las 13.07 horas a la altura del mencionado Muro. La meta estaba situada en la Puntilla, muy cerca de la hornacina de la Virgen del Carmen.

Mañana espléndida, radiante, mar ondulado y suave, marea corta iniciando la subida con luna cercana al cuarto menguante y muy ligera resistencia de la corriente. En otros términos, día ideal para gozar de una agradable travesía en el mar.

Salí de casa sobre las 11.15 horas y tomé la guagua, la número 47, en la Avenida Mesa y López a la altura de los multicines Galaxis.

En ella me encontré con Gerardo que, presumiblemente la tomó en la parada anterior, pues su hermana como yo, vivimos en las proximidades de ambas paradas. Minutos más tarde, bajamos en la del Mercado del Puerto, desde donde nos dirigimos al Club de Vela, lugar de reunión de todos los participantes.

Conversamos durante el corto trayecto sobre temas relacionados con nuestro singular deporte. Entre otras cosas me dijo, que venía con ilusión de realizar esta prueba. Seguimos hablando sobre las islas Cíes y las costas de Galicia. El ya se había jubilado en Vigo, lugar donde residía, hace algo más de un año, después de tantos dedicados a su actividad docente como educador físico de deportes, en especial, de la natación a los militares.

Ya en plena travesía, noté la ausencia de las gaviotas que, en otras ocasiones hacen infinidades de acrobacias por encima de mi cabeza, tal vez sin malas intenciones, pero sí decididas a lanzarse sobre algún diminuto pez que nada próximo a la superficie. Más de un susto me han dado con sus chillidos y lanzamientos atrevidos muy cerca de la diana de mi cuerpo.

No sé pero yo iba algo triste. Por delante de mí, con unos cuantos minutos y metros de delantera nadaba el grancanario Gerardo Steudel Cabrera, seguro, con brazada larga, aleteo firme y técnica depurada. Nadaría, como siempre lo hacía, con decisión, con buen ritmo y convencido de alcanzar la meta entre los primeros.

Sobre los veinte minutos de natación -nunca me desprendo de mi reloj acuático que controla mis tiempos- observo incrédulo cómo la zodiac de la Cruz Roja me adelanta por la derecha con una rapidez inusitada, para mi no conocida -pues durante muchos años nos cruzamos en todas las direcciones a lo largo y ancho de las aguas tranquilas y bravas de nuestra playa-. Sí, estaban ya sus tripulantes avisados de lo que había sucedido.

Alcanzada la meta, una vez que me fue impuesta la medalla, la compañera me dice que Gerardo estaba siendo atendido en la arena.

Me acerco y veo al campeón, tendido, recibiendo asistencia. Me hubiera gustado seguir hablando con él sobre los temas que tanto nos une a todos los amantes de este maravilloso deporte y de otras cuestiones relacionadas con la playa, con el amor, con la cultura, pero no pudo ser. El había llegado algo más lejos y como hombre bueno que era, estará en el goce y disfrute del más allá.

Tanto al Excelentísimo Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, como a todas las Organizaciones participantes en este ilusionado pero infausto evento, doy las gracias por todo lo que han hecho.

Amigo Gerardo, todos los nadadores al unísono te decimos adiós y que sea el murmullo de las olas las que lleguen hasta ti para comunicarte que te queremos y que descanses en paz.

Las Palmas de G.C. a 30 de diciembre de 2007.

Juan Manuel Bautista

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor