Patrocinador
Publicidad

Martes de panza de burro. Algo ventoso. Cuidado con el mar a marea llena

Diario de un “guindilla”

Comparte

Después de lo que me pasó el otro día en la avenida de Las Canteras, me he estado preguntando cómo seria ser policía local de la ciudad de Las Palmas por un día, qué cosas me pasarían por la cabeza. Y lo mas importante de todo, ¿podría dormir por las noches?

Diario de un Guindilla (basado en hechos reales):

Lunes día 24 de Septiembre del año 2007. Día 123 D.O. *

Querido diario,

Hoy ha sido un día maravilloso. El uniforme, no sé por qué, me quedaba aún mejor que ayer. Estaba espléndido. Cualquier día me atrevo y me pongo la visera a un lado.

Es que nuestro nuevo “uni” es la bomba, tan elegante e informal a la vez…en fin…

Me tocó patrullar la avenida de Las Canteras. Me encanta, hay tanto que denunciar…niños jugando a la pelota, gente paseándose con las bicis por el paseo, borrachitos pejigueras, moritos sin papeles y,¿cómo no? coches estacionados en la avenida…ahh!! Es perfecto!!

El día fue tranquilito. Rectifiqué a más gente…y es que se empeñan en rogarme que no les multe, y yo no multo. D E N U N C I O. Mira que son incultos estos ciudadanos, me paso el día repitiéndolo.

La verdad es que estaba un poco aburrido, hasta que de repente, iba yo caminando por el paseo y vi con toda claridad cómo unos coches estacionaban en La Puntilla, justo a la salida del parking. Me puse allí en un santiamén. Si ves las caras a los de los coches…buah.. para morirte de la risa. Intentaron convencerme de que estaban descargando cajas, se creen que soy tonto. Seguro que todas esas cajas las pusieron allí para disimular. El padre de uno de ellos se puso un poco alteradito y me pidió explicaciones y todo… Me tuve que contener, que si no… Le pedí la documentación, me dijo que no y se fue casi me da algo!! Pero me dio igual porque estaba el hijo. Me dije: éste las paga todas. Le pedí de todo, D.N.I., carné de conducir, documentación del vehículo, hasta el nombre y apellidos del padre. Me costó un poquito la verdad, se creía muy listo, pero cometió un fallo, y de los gordos. Me tuteó. Eso si que no se lo tolero a nadie, aunque fuéramos de la misma edad. Como no se bajaba del burro lo denuncié bien denunciado. Alegué que me insultó, que alteró el orden público y que se dirigió a mí con gritos y aspavientos (me encanta lo de aspavientos…suena tan…carnavalero…).

Que el coche estaba estacionado y que él era quien lo conducía. Hasta puse que me dijo “jilipollas” o como se escriba (como nunca digo palabrotas…). Casi se muere, no se lo podía creer. Pobre, lo va a tener dificilillo si intenta impugnar la denuncia. Me da igual. Se lo tiene bien merecido por tratar de tú a un agente de la autoridad.

La verdad es que me salvaron el día.

En fin, a ver si mañana me lo paso tan bien.

Quizás denuncie a alguien por no sacudirse la arena de los pies.

Buenas noches querido diario, que los guindillas también dormimos.(cuando no tenemos guardia nocturna, claro).

* D.O. : Después de la Oposición.

Esto es, lo que me gustaría creer, que les pasa por la cabeza a alguno de nuestros queridos agentes de la autoridad capitalina, y es que la cosa es seria. No se le puede dar un arma a alguien que podría disparar mentiras.

Damián García.

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor