“Cuando dos caminos se separan… toma aquel que se dirija a la playa”. Hannah McKinnon

Nuboso, posibilidad de algún garujón por la mañana

Reflexión sobre la moto acuática

Estuvimos muchos años suspirando por alejar los coches y su ruido cotidiano de la playa para poder descansar tranquilos y ahora que ya tenemos peatonalizadas las calles aledañas empezamos a meter motos acuáticas un poco más allá de la barra.

Parece que no podemos pasarnos sin el motor de explosión. (Hasta un parapente o ultraligero con motorcito -muy curioso, por cierto- sobrevuela nuestras cabezas). Bien es cierto, que de siempre helicópteros y avionetas han dado sus pasaditas.

La moto acuática es típicamente turística en el sur. Una vez me monté en una y me sentí un Dani Pedrosa o un Marichalar de la vida.

A mí, sinceramente, no me termina de gustar, con todos los respetos; la veo como un factor más de contaminación ambiental y acústica de una bahía que aspira a ser protegida.

A diferencia de otras playas, Las Canteras posee una gran riqueza de fauna y flora. El motor de la moto ahuyenta los peces con su ruido y vierte combustible en el mar.

La verdad: cuando uno está echado en la arena tomando el suave sol de septiembre, por ejemplo, resulta molesto oír el run run de la moto brincando en las olas de un lado a otro de la bahía (eso sí, más allá de la barra), y vuelta a empezar.

Respeto a los amantes de este deporte o pasatiempo; en otras playas más turísticas lo asumo con naturalidad, pero en Las Canteras, que es el remanso de paz diario que necesitamos para recuperarnos, lo veo menos conveniente.

No sé; por lo menos una reflexión, ¿no les parece?

¡Y qué diferencia con los botes de la vela latina canaria, usted!

Luis del Río García.

En el Jardín del Atlántico, a 23 de septiembre de 2007

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor