“En el mar no hay pasado, presente o futuro, sólo paz”. Jacques Cousteau

Calor. Calma. Algo calimoso

Origen de la travesía a nado de Lanzarote a La Graciosa y otros apuntes sobre la misma. Estaré allí. Lo prometo.

La decimoquinta edición se celebrará, D.M., el próximo día 29 de Septiembre de 2007.

Un día de Septiembre del año 1.993, Luis Domínguez Reyes,(Wiso) tuvo una genial idea y la expuso a sus colegas nadadores de la Peña la Vieja, en las Canteras. ¿Por qué no hacer una Travesía entre Lanzarote y la Graciosa, cruzando el Río?. Se fue a la Graciosa para ver las posibilidades de efectuar el recorrido. Se lanzó al agua en Caleta del Sebo, y nadó hacia Lanzarote. Llegó hasta la mitad del Río, comprobando que su original idea, tenía muchas posibilidades de convertirse en una de las Travesías más interesantes de las Islas Canarias. Como así ha sido. Pocos días después repitió el mismo recorrido con Paco Reyes. Se convocó una reunión, en Gran Canaria, con los incombustibles playeros de las Canteras, para exponer su proyecto. Aceptamos sobre la marcha pues, además, tenía un cierto componente de aventura. Lo expusimos al Real Club Victoria, el cual aceptó con entusiasmo su patrocinio, y junto con la inestimable colaboración del Excmo Cabildo Insular de Lanzarote, se ha llegado a la 15ª edición. En definitiva, los playeros de las Canteras, el Real Club Victoria y Excmo Cabildo Insular de Lanzarote, han sido los pioneros y los pilares fundamentales en llevar a cabo este evento.

Por respeto a los Amigos Ausentes, Wiso y Paco Reyes, he querido hacer este pequeño escrito, refrendado por mi hermano Juan García Rodríguez y Marie Claire, hija de Wiso. Espero así, evitar inexactos protagonismos respecto al Origen y Fundación de esta Travesía. Fundadores hemos sido todos, desde el primer participante en Septiembre de 1.993, hasta el último colaborador. Si hubiera que señalar un fundador, este sería, por meritos propios: Wiso.

Por favor respetemos a los amigos Ausentes que no pueden, por si mismo, hacer declaraciones. De nada mi amigo, te lo debía.

Dedicado a los amigos nadadores.

Estaré allí. Lo prometo.

Este año no estaré, físicamente al menos, en la Travesía, pero les aseguro que de alguna forma y manera acompañaré a los amigos, con los cuales he participado en tantas y tantas Travesías. En ésta, 14 veces. Sentiré la emoción, de todos los años, al subir al barco para el traslado de la Caleta a Lanzarote. Navegaré con ustedes hasta llegar a unos 150 metros de la orilla de la Playa Bojo RIco. Me lanzaré al agua y cuidaré que nadie me caiga encima. Nadaré hasta la orilla. Oiré las clásicas preguntas de los novato: ¿Qué dirección debo tomar?. Gritaré como cada año, a los enteradillos tramposos, que pretenden ahorrarse 1.000 metros partiendo de la Punta Wiso, cerca del Torreón. Entraré en las verdes aguas del Río, junto ( pero no revuelto) a todos los participantes. Por supuesto, despacito como siempre, pues si te mezclas en el rebumbio te pueden descolocar cuatro o cinco costillas. Habrán nadadores que llegaran a la meta en un dos por tres. Error.¿Y la gozada de ver nuestro entorno, parando de vez en cuando?. Contemplar a los que nos siguen o nos preceden. Quizás veamos alguna mano amiga, sobresalir de entre las olas, que nos ayude en la singladura. Las blancas y erráticas nubes. El azul del cielo. El pájaro de hierro que nos controla. Las embarcaciones que nos protegen, aunque a veces nos vemos solos, como una naufrago cualquiera, en el seno una marejada. La gaviota que nos pasa rentito y se aleja con un sonoro graznido de protesta, cuando ve que el bocado es mucho para su gaznate. Estos momentos son regalos que nos hace la Vida. Pienso que debemos ser agradecidos y gozar de ellos con plenitud…¿Habla la edad o quizás la experiencia?. Al llegar a la bocaina del puerto- si no me lleva la corriente- me sentiré, como siempre, “en el patio de mi casa”. El cansancio de los sesenta y pico minutos nadando, pretende pasarme factura. Yo no le hago caso, pero me sigue como un remordimiento…A unos treinta metros de la rampa de llegada, me permito un sprint final…amigos, ustedes no me verán, pero yo a ustedes sí. Estaré allí. Lo prometo.

Vicente García Rodríguez

25 de Septiembre de 2007

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor