“Cuando dos caminos se separan… toma aquel que se dirija a la playa”. Hannah McKinnon

Algo nuboso, temperaturas agradables

La maravillosa vida que esconden los fondos de la Playa de Las Canteras XXIX- ” Madrugón en La Barra”

Es sábado y temprano. Muy temprano. La playa está desértica: un puñado de deportistas machacándose las piernas contra la arena, el tractor del Ayuntamiento retirando la seba de la orilla y Tino fotografiando desde el balcón de su casa. No hay nadie más. Bajamar a las siete treinta, luna nueva y mareas largas. Es el día ideal, hoy la barra es pa’ mí solo.

No llevo ni diez minutos husmeando y sucede lo que esperaba: a estas horas es normal encontrarse a alguno de esos peces que son esquivos durante el día. Una morena pintada me mira y no se esconde. Cuánto tiempo esperando este momento.

– ¡Qué poco te dejas ver por estos lares!, ¿eh jodía?

Es pieza codiciada por el hombre y lo sabe. ¿Sabrá también lo rica que está con sal, mojo y unas papitas arrugás? mmmmm…

– Tate quieeeeta, que hoy te voy a inmortalizar de una vez por todas.

Estoy de suerte, parece bastante confiada y deja que me acerque más. Esta lo que quiere es salir guapa en la web de Las Canteras. Vaya dentadura, observándola ahora bien de cerca no me extraña el temor que infunde este animal.

Apenas avanzo unos metros cuando otra criatura serpentiforme se cruza en mi camino.  También es de color amarillo, pero esta es herbívora y adolece de la temible dentadura, que suple con dos apéndices de lo más curioso. Nuestra querida carmelita, animal de difícil avistamiento en tantos lugares, nos honra con su habitual presencia en Las Canteras.

– ¿Qué pasa, estás celosa? No te preocupes mi niña, que te ponemos junto a la morena en el reportaje de esta semana.

Este simpático e inofensivo animal, esquivo la mayoría de las veces, se muestra hoy aventurero y exhibe su fabuloso colorido sin tapujos, a cuerpo entero. Mejor que mejor, le sacaré unos planos parecidos a los de la morena y así podremos comparar mejor a estas dos soberbias criaturas.

– ¡Listo! Ya tenemos material para un nuevo reportaje.

Pues sí, amigos, en días tranquilos como este apacible sábado de madrugón, la barra se suele vestir de gala y nos recuerda una vez más lo afortunados que somos por tener esta joya de la naturaleza en plena ciudad.

¡A disfrutarla!

Un saludo,

Manuel Marichal

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor