“Cuando dos caminos se separan… toma aquel que se dirija a la playa”. Hannah McKinnon

Ambiente veraniego, día de playa

Impresiones en IV Travesía a nado La Caixa 2007, en la Playa de las Canteras.

-He cruzado nadando, el Pasadizo, entre los Lisos y la Barra Grande, muchas, muchas veces. Tanto con bonanza, mal tiempo, corriente a favor o en contra.

Confieso que esta vez me costó un…gran esfuerzo y parte del otro. En esta ocasión tuve que echar mano a mis experiencias, lejanas unas y otras no tanto, para superar la fuerte corriente en contra. Lo contaré en un próxomo relato. Pero, , mi amigo, el regocijo que sentí cuando llegué a la meta no tiene precio.

Vicente Garcia Rodriguez.

-El pasado sábado, día 9 de junio, se celebró la IV Travesía a nado La Caixa 2007, de la Playa de las Canteras. Un total de 154 nadadores de los 200 inscritos, tomamos la salida junto a la Peña la Vieja, punto de partida. La meta estaba situada en la zona de la Puntilla. El recorrido fue de 1.300 metros.

Mañana tranquila, serena con algunas nubes, marea bajando, mar sin olas y buena temperatura.

El reloj marcaba las 13.10 horas cuando el grupo de nadadoras se lanzó al agua. Unos minutos más tarde lo hacíamos los nadadores.

En breves minutos sobrepasamos la Peña la Vieja todos los nadadores dejándola a nuestra derecha; a nuestra izquierda emergía serena la barra amarilla.

Tras girar a la derecha a la altura de la Peña y a pocos metros de ésta, nos encontramos de bruces contra una pared de agua sorprendente, que nos impedía avanzar. Esa pared que forma la corriente cuando se encuentra en pleno retroceso las aguas al pasar de la situación de altamar a la de bajamar, fue muy intensa en la zona inicial y media de los Lisos, en las inmediaciones del Charcón y de la Playa Chica. Unos grupos de nadadores consiguieron atravesarlos a pie por la zona de rocas que bordea la playa.

Otros consiguieron atravesarlos por la parte alta junto a la barra, donde la intensidad de la corriente era menor.

Otros grupos diferenciados que me acompañaban en la nadada, intentábamos sin éxito, a fuerza de brazadas, contrarrestar la corriente durante unos cuarenta minutos. Por fin decidimos subir a las zodiac para que nos llevaran hasta la altura del muro Marrero, donde continuamos la travesía. Felizmente arribamos a la meta, una hora y cinco minutos después de la salida.

Hay que considerar que cuando la marea decrece, cuando se está en el punto álgido de desagüe de las aguas de la Playa, en esta zona se forma una corriente, similar a la de un río que arrastra considerablemente, aunque la superficie de las aguas aparente quietud. La fuerza de la corriente es de tal intensidad que es inútil empeñarse en vencerla.

De todos modos, yo personalmente esperaba que pudiera quedarme clavado en la travesía, pues desde hace mucho tiempo conozco relativamente las zonas de baño de la playa.

Eso sí tenía tres soluciones al respecto.

La primera: nadar en sentido contrario y regresar a la playa.

La segunda: caminar entre las rocas que bordean la orilla para salir de la corriente hasta la altura de la mitad de la Playa Chica o hasta el extremo que linda con el Muro Marrero.

La tercera: subirme a alguna embarcación. Opté por ésta última junto con Pepe Sosa y José Quintana. Fuimos los últimos que subimos a la embarcación.

De todos modos y desde estas líneas quiero recordar a todos los nadadores y bañistas que en la página web “www.miplayadelascanteras.com” que dirige y coordina Tino Armas, tengo publicado un artículo que se titula “un día de natación en la Playa de las Canteras” en el que expongo cómo nadar en las Canteras, teniendo en cuenta las diferentes posiciones que adoptan las corrientes en función de las fases lunares y otras características del mar.

Es muy importante se tenga en cuenta además de la meteorología, la configuración de las mareas y de las corrientes cuando se pretenda nadar en Las Canteras. Una buena información nos será facilitada por los socorristas que desde las torretas vigilan la playa. Ahora bien, cada nadador debe conocer sus limitaciones y su estado de forma física.

He de reconocer que los servicios de seguridad del Real Club Victoria y de la Cruz Roja del Mar, actuaron con eficacia y responsabilidad.

La prueba fue organizada por el Real Club Victoria y el Club Deportivo Natación Altaha.

Actuaron como Entidades colaboradoras: La Caixa, Concejalía de Playas del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Cruz Roja del Mar, Escuela de Vela del Real Club Victoria, Burbujita, Embotelladora de Canarias S.A., Tirma S.A. y wwwmiplayadelascanteras.com.

Fueron 22 los Clubes de Natación participantes, entre los que más nadadores aportaron a la prueba fueron: Salinas Santa Lucía, Altaha, las Palmas, Metropole, Tenerife Masters, Teimos, Triatlón Cronos, Triatlón Triamargo y Trican.

En seis categorías (A-F) -además de los absolutos de 18 y 19 años- se encuadraron los nadadores según orden creciente de edad, desde los 20 hasta más de 70 años.

Los tres más veteranos por orden de mayor edad fueron Pepe Sosa, Vicente García y Ricardo Armas. Estos tres compañeros son un ejemplo de coraje y valentía, pues se requiere mucha disciplina para acometer las pruebas que, a lo largo del año, realizan estos nadadores en mar abierto.

Doy las gracias a cuantas personas han colaborado en la realización de esta atípica y novedosa, pero segura travesía. Saludos y hasta la próxima.

En Las Palmas de G.C. a 12 de Junio de 2007.

Juan Manuel Bautista

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor