“En el mar no hay pasado, presente o futuro, sólo paz”. Jacques Cousteau

Calor. Calma. Algo calimoso

Se presenta la Campaña de Verano 2007 de la Dirección General de Salud Pública del Servicio Canario de Salud, y el Plan Canario de Prevención de los efectos de las elevadas temperaturas.

-Nota de prensa-

Verano y Salud 2007

‘En verano, agüita y la piel fresquita’

La Consejería de Sanidad, a través de la Dirección General de Salud Pública, presenta la campaña Verano y Salud 2007 que bajo el lema ‘En verano, agüita y la piel fresquita’, hace especial hincapié en la necesidad de mantenerse bien hidratados durante las altas temperaturas

La campaña, que se desarrollará a lo largo de los meses de julio y agosto, distribuirá los llamados ‘Puntos Frescos’ en las principales playas y zonas de recreo del Archipiélago, donde se informará a la población sobre los riesgos de una excesiva exposición al sol, así como todo tipo de recomendaciones para hacer frente a las altas temperaturas y tener un verano saludable

La Consejería de Sanidad , a través de la Dirección General de Salud Pública, presenta la campaña verano y salud 2007, que bajo el lema En verano, agüita y la piel fresquita, hace especial hincapié en la necesidad de mantenerse bien hidratados durante los días de calor y protegerse adecuadamente de la radiación solar.

Para hacer llegar las recomendaciones a toda la población, la campaña Verano y Salud 2007 se apoya en diversos soportes que se distribuirán en puntos estratégicos de toda Canarias: Centros de Salud, Hospitales, Ayuntamientos, Cabildos Insulares, Sedes de Cruz Roja, Centros de la Tercera Edad, Oficinas de Farmacia, y playas especialmente concurridas.

Todas las medidas preventivas y recomendaciones están destinadas a la población en general, y en especial a los colectivos más vulnerables: niños, personas mayores y enfermos crónicos. Esta campaña se desarrollará durante los meses de julio y agosto.

Puntos Frescos

Es fundamental en esta campaña de prevención Verano y Salud 2007 la coordinación institucional y la colaboración de entidades y organizaciones como la Asociación Española Contra el Cáncer, los Colegios Oficiales de Farmacéuticos de Canarias, el colectivo “Profesionales Solidarios” que hará prevención diaria en las playas de Granadilla (Tenerife), o Cruz Roja Española, que atenderá con sus voluntarios los Puntos Frescos que se situarán en las playas más concurridas del Archipiélago.

Estos Puntos Frescos se ubicarán, de forma itinerante, en zonas estratégicas de playas concurridas en todas las islas, y en ellos se proporcionará información sobre fotoprotección, hidratación del organismo, alimentación en verano, y materiales de la campaña En verano, agüita y la piel fresquita.

La exposición al Sol

Los factores que influyen la acción de la exposición solar son:

Altitud: la intensidad es más elevada cuanto más grande es la altitud.

Oblicuidad: se recibe diferente intensidad según el ángulo de incidencia sobre la superficie terrestre.

Latitud: en una misma estación hay diferente oblicuidad de los rayos solares.

Clima: las nubes y la humedad absorben las radiaciones.

Superficie: la reflexión de los rayos solares varía según la superficie:

Nieve

85%

Arena seca

17%

Agua

5%

Hierba

3%

Asfalto

2%

Aunque el color de la piel bronceada se asimila a la buena salud, el sol puede provocar dos tipos de trastornos: los visibles y los invisibles.

Daños visibles

Después de una exposición solar, las quemaduras son los efectos más evidentes, pero hay otros. Los rayos infrarrojos dan sensación de calor pero no queman.

Los rayos UVA ocasionan el fenómeno de la pigmentación inmediata. Horas más tarde, los rayos UVB causan un eritema actínico. Días más tarde, la capa córnea se agranda y la pigmentación melánica se intensifica.

Personas que han abusado del sol pueden experimentar, con el tiempo, manchas en la piel, arrugas y cataratas, y a la larga cáncer cutáneo o tumoraciones superficiales.

Daños Invisibles

A largo plazo, los rayos UVB son absorbidos por el ADN y causan alteraciones en el genoma. Los rayos UVA también se absorben y se transforman en radicales libres, que alteran el material genético y saturan los sistemas defensivos de la piel. Por tanto, cuando las exposiciones solares son excesivas y los protectores están desbordados, las células anormales proliferan y acostumbran a formar carcinomas o melanoma.

Según estimaciones del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), cada año se producen en todo el mundo más de 2 millones de cánceres de piel distintos del melanoma y 200.000 melanomas malignos.

Las personas de piel clara tiene más riesgo de sufrir cáncer de piel por la ausencia relativa de pigmentación en la piel. Según distintos estudios clínicos, utilizar un fotoprotector adecuado durante los primeros 18 años de vida puede reducir hasta un 78% el riesgo de cáncer cutáneo.

Incidencia del Melanoma en Canarias

Una de las consecuencias más negativas de la exposición continuada al sol sin protección es la aparición de melanomas (tumor formado a partir de células que tienen melanina).

Según los últimos datos disponibles en el Registro Poblacional de Cáncer de Canarias, dependiente de la Dirección General de Salud Pública, cada año se diagnostica una media de 80 nuevos casos entre las islas de Gran Canaria y Tenerife. Desde el año 1998 a 2001 el Registro Poblacional del Cáncer en Canarias ha contabilizado un total de 322 casos de melanoma.

Fotoprotectores o filtros solares

Los fotoprotectores o filtros solares son unas sustancias químicas que aplicadas sobre la piel atenúan (no la evitan totalmente) la acción perjudicial de los rayos solares.

Los fotoprotectores por sí solos no protegen absolutamente, por lo que su acción debe complementarse con el uso de sombreros o gorras, gafas de sol homologadas con nivel de filtro 3 ó 4, y evitando siempre la exposición al sol en las horas de mayor incidencia de sus rayos, entre las 11 y las 16 horas. Las sombrillas no protegen adecuadamente del sol, y su uso no exime por tanto de utilizar una fotoprotección acorde con nuestro tipo de piel.

En Canarias el nivel de radiación solar es elevado a lo largo de todo el año, por lo que debe utilizarse fotoprotección en las zonas expuestas todos los días, no únicamente cuando vamos a la playa o a la piscina. El uso de un buen fotoprotector con un Factor de Protección Solar (FPS) mínimo de 30 debe formar parte de nuestros hábitos de higiene y salud diarios, extendiéndolo por cara, brazos y cualquier zona del cuerpo no cubierta, antes de salir a la calle.

El fotoprotector debe extenderse media hora antes de exponernos al sol (o de salir a la calle), en una capa uniforme, sin olvidar zonas especialmente frágiles de nuestro cuerpo como labios, nuca, orejas, nariz y hombros, que son las que con más frecuencia se queman. Tampoco debemos olvidar las piernas, y cualquier parte del cuerpo libre de vestimenta.

Además, debemos renovar la aplicación del protector solar cada dos horas o después de cada baño y complementar la protección con sombreros y gorras, en especial en los niños.

Los Fototipos cutáneos

Fototipo I: Piel muy clara (nordica). Ojos azules. Cabello rubio muy claro. Pecas.Reacciona al sol con eritema intenso, y descamación. No se broncea.

Fototipo II: Piel clara. Ojos Azules o claros. Cabello rubio o pelirrojo.Reacciona al sol con eritema y descamación. Ligera pigmentación.

Fototipo III: Piel blanca (caucasiana). Ojos y pelo castaño claro. Reacciona al sol con eritema moderado y pigmentación suave.

Fototipo IV: Piel blanca (mediterránea). Ojos y Cabello oscuros. Reacciona al sol con ligero eritema. Se broncea con facilidad.

Fototipo V: Piel morena ojos y Cabello oscuros.Reacciona al sol con pigmentación fácil e intensa. Eritema inperceptible.

Fototipo VI: Piel negra. Ojos y Cabello muy oscuros. Reacción al sol: no hay eritema pero sí bronceado.

La elección del fotoprotector debe hacerse teniendo en cuenta nuestro fototipo cutáneo, que en nuestro medio suele ser el Mediterráneo o Fototipo IV.

Nunca deben exponerse al sol niños menores de 3 años, porque su piel aún no tiene desarrollados los mecanismos de defensa necesarios para protegerse de la radiación solar.

La necesidad de hidratación en verano

En verano nuestras necesidades de hidratación aumentan. Las altas temperaturas hacen que sudemos más que durante el invierno. Por eso necesitamos tomar más líquidos, ya sea en forma de bebida u otros alimentos ricos en agua, como sopas frías, frutas y verduras.

El organismo humano es agua en más de un 50%. Una proporción que varía en función de la edad, peso y sexo –cuanto mayores nos hacemos y más pesamos, menos proporción de agua tenemos–. El cuerpo del hombre tiene más agua que el de la mujer –alrededor de un 5% más–.

El organismo humano no almacena el agua, por lo que el cuerpo requiere que se le aporte la cantidad que pierde cada día a través de distintas funciones: respiración, sudoración y evacuaciones, entre otras.

Necesitamos reponer el agua que nuestro organismo pierde, y lo podemos hacer a través de la ingesta de líquidos o de los alimentos que comemos. En general, es adecuada una ingesta mínima de un litro y medio de agua, que podemos obtener bebiendo a lo largo del día entre 6 y 8 vasos de líquidos, que pueden ser agua, zumos, refrescos y batidos, por ejemplo.

Los ancianos y los niños son quienes más tienen que controlar sus niveles de hidratación durante la época estival porque ven alterado su mecanismo de regulación de la sed.

También se consigue hidratación gracias a los alimentos que se ingieren, y que aportan otro litro y medio de agua. Las frutas y las verduras tienen un alto contenido de agua –cerca del 85% de su peso es agua–, así como la carne y el pescado –con valores que oscilan entre un 50 y un 70% de agua–.

Durante el verano las altas temperaturas, la humedad y una mayor sudoración hacen que el organismo pierda mayor proporción de agua que durante el invierno. Por eso es fundamental ingerir líquidos con mayor frecuencia, sobre todo, si se expone al sol, se práctica ejercicio o se realiza algún tipo de actividad física.

Durante los meses estivales no conviene desplazarse sin ir aprovisionado de una botella de agua siempre que se vaya a la playa, al campo, se haga deporte o se realice un viaje de largo recorrido Para saber si el organismo está bien hidratado debemos observar algunas pistas: si la piel está tersa y suave, sin zonas resecas; si no se sienten accesos de sed descontrolados y si al beber se consigue saciar la sed, tienes una buena hidratación.

—-IV Plan Canario de Prevención de los Efectos de las Elevadas Temperaturas—-

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, a través de la Dirección General de Salud Pública, ha activado el IV Plan Canario de Prevención de los Efectos de las Elevadas Temperaturas

El 1 de junio marca el inicio de este plan preventivo que activa todo el sistema sanitario y de atención a las urgencias del Archipiélago, en coordinación con el Ministerio de Sanidad y Consumo y el Instituto Nacional de Meteorología.

El umbral de temperatura que determina la puesta en marcha del sistema de alerta para las dos provincias canarias es de 33 grados de máxima y 23 de mínima.

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias ha activado desde el pasado 1 de junio, el IV Plan Canario de Prevención de los Efectos de las Elevadas Temperaturas, un operativo que se mantendrá activo hasta el 30 de septiembre.

Se trata de un sistema de control que está especialmente pensado para los colectivos de población más vulnerables al calor intenso como son los ancianos, los niños y las personas con patologías crónicas.

La puesta en marcha de este Plan de Prevención supone la activación de todo el sistema sanitario y de atención a las urgencias de Canarias para atender las consecuencias de una elevación anormal de las temperaturas. En concreto, todos los hospitales y el Servicio de Urgencias Canario (SUC) cuentan con personal designado y formado especialmente para hacer frente y coordinar de manera eficaz los servicios ante una posible ola de calor, así como las vías de comunicación.

El Plan se desarrolla en colaboración directa con el Ministerio de Sanidad y Consumo, a través de la Comisión Interministerial para la Prevención y el Control de los Efectos del Exceso de las Temperaturas.

Desde la Dirección General de Salud Pública también se envía puntual información sobre las temperaturas a las diferentes corporaciones y agentes sociales como Cruz Roja y Cáritas para reforzar su papel en el acceso y atención a los grupos de población con especial riesgo de sufrir consecuencias negativas por el calor, como colectivos desfavorecidos y personas mayores que viven solas.

Umbrales de temperatura

Para poder hablar de ola de calor en sentido estricto se tiene que alcanzar unos máximos y unos mínimos de temperatura de forma simultánea. Es lo que se conoce como umbrales de temperatura, que se encarga de fijar el Instituto Nacional de Meteorología. Para las dos provincias canarias el umbral de temperatura es de 33 grados de máxima y 23 de mínima.

El Plan de Prevención de los Efectos de las Elevadas Temperaturas establece cuatro niveles diferentes de alerta en función de las temperaturas y de su duración en el tiempo. Así, si no se alcanza el umbral establecido, el nivel es cero (nivel verde). Se activa el nivel uno (alerta amarilla) cuando las previsiones meteorológicas apuntan temperaturas iguales o superiores a los 33 de máxima y 23 de mínima (en el caso de Canarias) durante uno o dos días. Si la duración es de 3 o 4 días, se activa el nivel 2 (alerta naranja) y si alcanza los 5 días o más de duración se activa el nivel 3 (alerta roja).

Sistema de alerta a través de SMS

La base para el buen funcionamiento del Plan de Prevención ante los efectos de las altas temperaturas está en conocer las predicciones del tiempo con la suficiente antelación. En este sentido, la activación del Plan supone la recepción de información actualizada y a diario en la Dirección General de Salud Pública por parte del Instituto Nacional de Meteorología. Se recibe la información sobre temperaturas máximas y mínimas del día y la previsión para los 5 días siguientes, además de un mapa con los colores de alerta (del verde al rojo) con la situación de todas las comunidades autónomas.

Desde el verano pasado está funcionando el sistema de mensaje de texto que agiliza el sistema de comunicación entre las diferentes instituciones encargadas de desarrollar el Plan de Prevención. En concreto, el envío y recepción del SMS entre las instituciones que participan en la coordinación del Plan está previsto para cuando las previsiones meteorológicas hablen de situación de alerta naranja o roja, dado que son éstas las situaciones de mayor riesgo para la población.

Información puntual

Para divulgar la importancia de las medidas preventivas entre la población la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias se apoya, una vez más, en los medios de comunicación, colaborando estrechamente con prensa, radio, y cadenas de televisión de todo el Archipiélago.

En este sentido, se remitirán notas informativas con consejos prácticos sobre cómo mitigar los efectos del calor, evitar la deshidratación, qué alimentos son los más apropiados en esos momentos, etc. Toda la información sobre el Plan de Prevención y las sucesivas comunicaciones con todas las recomendaciones etc, también está disponible en el espacio web de la Consejería de Sanidad.

www.gobiernodecanarias.org/sanidad/calor.

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor