“Cuando dos caminos se separan… toma aquel que se dirija a la playa”. Hannah McKinnon

Lunes: ambiente nuboso y tranquilo

“Fantásticos reflejos sobre la arena de La Cicer”.

De un tiempo a esta parte, y no es a titulo de opinión, los amigos de la playa de Las Canteras, que somos muchos, cavilamos sobre el destino de la arena sobrante, que cada día que pasa, se amontona en la playa.

Preocupados, porque la arena ya acumulada, en la zona playa grande, esta perdiendo la calidad higiénica que le corresponde. La fauna marina perdiendo su hábitat normal. Producido al no ser lavada como tiempo atrás, por las olas en pleamar, que llegaban a cubrir toda la arena, sobretodo, en los días de subidas altas, el reboso.

Se ha comentado por los responsables, en mesa redonda, que lo más probable es que se comience a hacer un traslado de estas arenas hacia la CICER.

Haré mención a un estado que es cotidiano, he insisto, no como una opinión particular. Las mareas en la zona de la CICER, son imprevisibles. Están llenas de sorpresas, es más, son mágicas. Una mañana la arena la cubre de tal forma, que genera una espléndida playa. Aparece un finísimo manto, de un color amarillo muy tostado, marcada con vetas de grises oscuros, que, en algunos caso tinta el negro. Y cuando el sol de la mañana va incidiendo en estas arenas mojadas por las olas, y estas se retiran, la fina capa de agua que queda, con la opacidad de la arena, hace que se cree un gran espejo natural. Los reflejos que se producen, son para encuadrar fotografías únicas. Luego a medida que pasan las horas, cambia sus matices. En el ocaso, con una puesta de sol, de esas que nos tiene acostumbrado esta playa, coincidiendo con una amplia bajamar, nos ensimismamos con reflejos estupendos.

Hay otros días que, donde antes había una planicie, ahora como por arte de magia, solo existen cientos de piedras esparcidas de diversos tamaños, formas y procedencias, sobre un manto de arena gruesa de granos negros y pardos. Es casi un suplicio transitar, al golpear en las piernas, si tratas de pasear con el agua a media tibia, chocando unas con otras motivado por el oleaje. Otras veces las piedras son de formas redondeadas, negras y pulidas, son callaos.

Me hago estas preguntas: ¿Dónde está la arena de hace dos días?¿ A donde se a trasladado?.

Estas situaciones, a las que nos tiene acostumbrado, este rincón de la playa de Las Canteras, que no deja de ser efectos de diferentes comentarios, según las vivencias de quien los ilustre. Añado otra pregunta a mis cavilaciones, como tema de actualidad.

¿Cómo será posible, que a alguien, se le ocurra eliminar esta magia, con la que estamos conviviendo desde hace siglos?. Romper una parte de la historia de la CICER.

Juan Boza Chirino

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor