Publicidad
Patrocinador

La playa ⛱️

Ambiente de playa, tarde poco nubosa, calurosa y calimosa. La brisa marina nos alivia del calor.
Publicidad

Alcaravaneras por Luis del Río García

Comparte

Es la “playastra” de Las Canteras, la otra. Tiene algunos problemas estructurales. Por ejemplo: la ruidosa Avenida Marítima, que hace de cinturón del barrio, o el desnivel de la playa y la ciudad, con un efecto poco grato. Casi estructurales son también por desgracia el ruinoso aspecto de su paseo con su permanente olor a meado de borrachín vagabundo y sus hierros herrumbrosos que afloran como raíces de las denegridas baldosas, y el temor aprensivo del estado de las aguas menores y mayores por las necesidades de evacuación de personas, barrios y barcos.

Antaño Alcaravaneras era la playa de Ciudad Jardín y hogaño la del barrio del mismo nombre. Se ha convertido en punto de encuentro deportivo y de ocio de los inmigrantes ecuatorianos y tiene también fiel clientela de algunos barrios y riscos.

A veces cuando leo en la prensa la feliz idea de que se va a hacer el paseo de El Confital (¡Ojalá sea pronto!), me pregunto por qué no se reforma y se cuida el de Alcaravaneras, más céntrico y visitado. Aquí nos cuesta más conservar lo hecho que hacer algo nuevo. “Vende” más esto último.

Quisiéramos desde aquí apoyar a esta hermana pequeña de Las Canteras e hija de la ciudad proponiéndole a esta web que instale una cámara en Alcaravaneras para poder ver juntas las dos playas; al Ayuntamiento, que reforme su paseo y, sobre todo, lo cuide; y a todos los que ganen en mayo la capacidad de decidir, que no renuncien a hacer un proyecto como La Gran Marina.

¡Ojo con las bicicletas!

L.R.

Alcaravaneras, a 16 de enero de 2007

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicidad
error: Este contenido está protegido con derechos de autor