Patrocinador

Tarde agradable: nubosa. Calor. Precaución con el mar en zonas abiertas y en los pasadizos. 
Feliz día de la Virgen del Carmen, patrona de las mujeres y hombres del mar.
Publicidad

Vivencias de un canarión con el -Delta. en La Laguna (TF)

Comparte

La Laguna: 19:00 horas, del día 28 de Noviembre de 2005, me disponía a salir al cine del centro comercial con la intención de disfrutar de una placentera tarde en el cine. A pesar de que los medios de comunicación advertían de la gravedad del temporal y de la necesidad de pasar la tarde en casa, pensé que tan solo eran medidas preventivas, por que como decimos, “aquí nunca pasa nada”.

Al bajar del coche, el viento arreciaba con una intensidad nunca vista, y de pronto, la ciudad se quedó totalmente a oscuras.

Las instalaciones del centro comercial, se quedaron en “negro”, la gente salía de las salas de los cines, ya que no había corriente electríca. Fue entonces cuando decidí que no era conveniente estar en la calle, sino en casa, tal y como habían advertido en las noticias. Hice acopio de velas y cerillas y me dirigí con EXTREMA PRECAUCIÓN a mi casa.

A medida que avanzaba la noche, el viento aumentaba su fuerza

considerablemente, hasta el punto que a cada momento se oían unos ruidos ensordecedores como si cayeran al suelo planchas metálicas, y después las sirenas de los coches patrulla, por unos momentos me llegaron a la memoria el triste suceso que ocurrió el pasado 31 de Marzo, en el que varias personas perdieron la vida debido a las inundaciones, pero gracias -a Dios- no fue para tanto.

A eso de las 07:00 horas de la mañana una fuerte lluvia me sacó de la cama, y al asomarse por la ventana pude comprobar, una vez más, la fuerza de la naturaleza. Ya cuando amaneció, todavía el viento era la nota más significativa de la mañana, enseguida, como uno más, salí a la calle para ver como había quedado la ciudad.

Muchos parques se encontraban con sus árboles caídos, incluso algunos coches habían quedado destrozados, ya que algunos de estos, les cayeron encima. La señalización de algunas carreteras yacían en el suelo al igual que algunas

vallas publicitarias.

Estuve todo el día sin agua y sin luz, apañándome como podía para lavarme y limpiar la casa, pero afortunadamente, apenas sufrí daños materiales.

Hubo gente que si lo tuvo que pasar muy mal, sobretodo en el barrio de la Higuerita, en donde una torre de alta tensión, cayó literalmente encima de dos viviendas, y salvaron su vida milagrosamente.

Durante el transcurso de la tarde del martes el viento fue amainando hasta llegar prácticamente a la normalidad, salvo que la ciudad permanecía sin luz y sin agua.

A medida que se acercaba la noche, era algo insólito comprobar como la gente acudía a los supermercados, linternas en mano, para comprar provisiones, ya que a pesar de haber pasado la noche del “huracán”, no se sabía cuando se restablecería el fluido eléctrico.

Al transcurrir la noche, la ciudad presentaba un aspecto desolador, parecía como si se hubiera instaurado una especie de toque de queda, ya que no había nadie en la calle, solo las innumerables dotaciones del Cuerpo Nacional de Policía, Guardia Civil y Policía Local, las cuales velaron por la seguridad durante toda la noche. Según tengo entendido hubo se montó un

dispositivo especial para prevenir actos de vandalismo y robos aprovechando el estado de oscuridad que presentaba la isla.

Ya sobre las 02:30 de la mañana se divisó en el aire cuatro aeroplanos que tomaban tierra en el Aeropuerto de los Rodeos, que según decían los medios, eran de la empresa de Unelco que llegaban de la península con el fin de reparar las torres que habían caído durante el paso de Delta.

Durante el miércoles la ciudad iba recobrando la normalidad, poco a poco, los operarios reparaban los daños más significativos que se habían ocasionado y el fluido el eléctrico y la luz se fue restableciendo poco a poco, a mí me tocó esperar hasta la tarde para tener agua y la luz me llegó de madrugada, aunque todavía hay gente que aún no tienen estos suministros.

Supongo que tenemos que reflexionar, sobre si esto es a causa del cambio climático, y lo que debemos plantarnos es que debemos cuidar el medio ambiente. Y sobre todo instar a quien corresponda a asumir los daños ocasionados por el paso del DELTA.

Efraím Castellano ( La Laguna)

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor